lunes, 9 de septiembre de 2013

LA PLAGA DE LANGOSTA QUE ASOLÓ ALCUBLAS

Corría el año 1.780. Una enorme plaga de langosta se juntó con fenómenos atmosféricos adversos e incluso con otra plaga de grillos en Alcublas. Tanto fue así, "...que el pueblo se hallaba afligido y consternado de la falta de cosechas por las escarchas, nieblas y galta general, y lo que más les afligía, era la inmensurable multitud de grillos y langosta que por instantes se aumentaba talando los sembrados y aún lo intentaban con las viñas..."

Están refrenciadas varias plagas importantes de langosta que devastaron los campos valencianos y los de buena parte de España. Una de las más importantes en Alcublas fue la de 1.780, aunque la de mayor relevancia en nuestra comunidad se dio en 1.756.
El problema de la langosta superó con creces en Alcublas al dejado por inclemencias metereológicas. Si el mirar al cielo con preocupación es y fue una de las constantes del agricultor alcublano, la sospecha de que una invasión de grillos o de langosta pudiera alcanzar los campos alcublanos era motivo de preocupación y miedo. Incluso se asociaba la plaga con un castigo divino. Este miedo divino era alentado por los clérigos de la época, que conseguían enlazar el castigo de la plaga con los pecados cometidos por el pueblo.


Todo ello llevó a utilizar métodos o remedios nada convencionales para acabar con la plaga. Se recurría a remedios de índole espiritual en los que, pese a que superstición y religiosidad se confundían, se hallaba mayor esperanza de las que ofrecían las instancias oficiales. Por ello no cabe extrañarse de que los alcublanos, al desconfiar de sus propias fuerzas ante la plaga de langosta, imploraran la ayuda divina mediante un nutrido conjunto de ritos y ceremonias de caracter religioso que congregaba a la gran mayoría de vecinos de Alcublas.
Es por ello por lo que "...se acordó se buscase a Vicente Martínez Pró Beneficiado del Lugar de Abijuela, varón piadoso y de acreditada conducta y práctico en semejantes exorcismos, tomando antes el acuerdo del ordinario con cuya diligencia quedaría el pueblo contento, satisfecho y consolado."


Para hacer frente a la langosta utilizando remedios temporales y no exorcismos, resultaba fundamental localizar los parajes de puesta con el fin de poder destruir o quemar los canutos, siendo de enorme utilidad en esta operación el concurso de pastores, labradores y guardas a la hora de informar de la aparición de cualquier señal de langosta. También se recomendaba emplear el arado con las rejas muy juntas y las orejeras bajas, o bien hacer uso de rastrillos, pues así se conseguía remover y sacar el canuto de su lugar y romperlo.
Pero junto a estos métodos oficiales se emplearon también otros bien distintos. La combinación de rogativas con rituales de conjuro y exorcismo se encuentra presente en toda manifestación de religiosidad que tiene por objeto poner fin a cualquier peligro que aceche. Vicente Martínez llegó a Alcublas avalado por prácticas eficaces contra la langosta. A diferencia de otros pueblos, en Alcublas no se plantaron cruces de madera a su entrada ni se requirió a religiosos franciscanos duchos en rituales prescritos para acabar con la plaga. No sabemos si Vicente Martínez utilizó el mayor talisman existente para hacer frente a las plagas de langosta, que era la reliquia de San Gregorio Ostiense, aunque en tierras valencianas se utilizó mucho y con gran fama el agua procedente del arroyo en que había sido introducida la Santa Cruz de Caravaca.

Pero como todo pasa, también sucedió lo mismo con la plaga de langosta. Eso sí, dejó sumida en una terrible pobreza a la economía alcublana debido a la pérdida de cosechas y a la falta de trigo para la alimentación diaria de los pobladores de Alcublas.


4 comentarios:

montanera dijo...

Interesante artículo. Una noticia más de la historia alcublana. La verdad es que po rnuestro pueblo ha pasado de todo, no solo en la actualidad.

Guía Cultural y de Turismo de los pueblos del Palancia dijo...

Vaya, que coincidencia...

Estamos investigando la historia de los molinos de Riodeva (Teruel), de donde desciende mi mujer, y revisando los fondos del archivo municipal, nos encontramos un documento en el que se explicaba Cómo erradicar la plaga de Langosta, y está fechado por esas mismas fechas -ahora mismo no recuerdo el año-.

Es todo un libreto con todo tipo de instrucciones para eliminar los insectos en sus distintas fases (larva, nacida, adulta) y está impreso. Igual por el archivo de Alcublas también lo teneis, y si no, puedo tratar de pasaroslo si os interesa.

PEÑA RAMIRO dijo...

Nos gustaría nos lo pudieras pasar, gracias!!

Guía Cultural y de Turismo de los pueblos del Palancia dijo...

Veo que puedo hacer por pasároslo. En principio, como no iba con lo que yo buscaba, no lo tengo. Pero como seguiré investigando y sé dónde está, la próxima vez os lo trato de pasar...

Seguimos en contacto.