martes, 19 de noviembre de 2013

PERSONAJES ILUSTRES RELACIONADOS CON ALCUBLAS...



AGUSTIN SALES Y ALCALÁ  
  
(Parte 2ª y última) 

EL PASADO ROMANO DE ALCUBLAS  


Como lo prometido es deuda, a continuación completaré la anterior entrada 
dedicada en este blog PEÑA RAMIRO a Agustín Sales y Alcalá, reputado doctor en 
Teología, escritor y Cronista de la Ciudad y Reino de Valencia, y su relación con 
Alcublas gracias a su interés por el estudio de inscripciones antiguas. En concreto 
analizaré un escrito de este insigne intelectual valenciano del siglo XVIII que ha 
permanecido inédito cerca de 250 años y  que permite conocer un poco más el pasado 
romano de Alcublas.  

Agustín Sales, fue un eminente personaje de la incipiente Ilustración valenciana 
de mediados del siglo XVIII, que gozó de una alta consideración y renombre en su 
tiempo. Fue miembro destacado de la Academia Valenciana y amigo del erudito 
Gregorio Mayans y Siscar. A lo largo de su vida publicaría una treintena de obras 
históricas, la mayor parte de historiografía crítica, además de dejar escritos un buen 
número de manuscritos todavía hoy inéditos. Sin embargo, también es cierto que fue un 
hombre controvertido, con un carácter adusto y muy dado a la polémica, lo que le granjeó 
la enemistad de varios personajes influyentes de su época.  

Como muestra de su prestigio reproduzco párrafos del capítulo CLXI del Tomo V 
del libro del canónigo Félix De Latassa y Ortín “Biblioteca Nueva de los Escritores  
Aragoneses que florecieron desde el año 1753 hasta el de 1795”, donde ensalza la obra 
de Agustín Sales: Sobre todo exaltó su merito literario, su sabia laboriosidad, y 
constante desvelo en las Ciencias, de que dexó memorias distinguidas. Y termina De 
Latassa el capítulo sobre la vida de A. Sales: “Los muchos Elogios que le han dado  
tantos sabios Literatos, especialmente censurando sus Obras, los renobaron el Doctor 
Ximeno en sus Escritores del Reyno de Valencia (…) Don Gregorio Mayans (…) y  
Don Antonio Ponz en su Viage de España (…) Y recientemente el Maestro Trinitario  
Fray Silvestre Calvo (…) llamandolo critico, y docto”.  


Una de las facetas más destacadas de Agustín Sales fue la de coleccionista de 
todo tipo de antigüedades (monedas, inscripciones, etc.), siendo toda una autoridad en la 
materia, además de contar con una importante biblioteca. Por ello, y a tenor de su gran 
reputación, fue nombrado el 27 de octubre de 1738 como “Chronista de la Ciudad y  
Reyno de Valencia”. Así pues, era bastante frecuente que se le consultara respecto al 
hallazgo de restos históricos. Y como ejemplo de ello es esta “CARTA DE UN NOBLE,  
I ERUDITO Valenciano al Doctor Agustin Sales, Presbitero, su Amigo, i Autor de la 
Dissertacion Historica, deseando saber su dictamen sobre la antiguedad de una 
Moneda, i una Inscripcion del tiempo de los Romanos”. 



 Y la RESPUESTA DEL DOCTOR AGUSTIN SALES, Presbitero, à su 
Amigo”, publicadas ambas al final de la conocida obra de Agustín Sales «Dissertación 
Histórica, Crítica, i Expositiva, del Sagrado Cáliz en que Christo Señor Nuestro 
consagró en la noche de la Cena, el qual se venera en la Santa Metropolitana Iglesia 
de Valencia», en la Imprenta de Joseph Estevan Dolz, Valencia, 1736. En ella Sales 
realiza primero el estudio de la moneda remitida: “Digo, pues, que esta Moneda es 
ciertamente Romana, sin que esto pueda admitir el mas leve escrúpulo”. Para seguir 
analizando la inscripción de la lápida encontrada en la actual plaza de San Vicente Ferrer 
frente a la Iglesia de Santo Tomás y San Felipe Neri, el 16 de mayo de 1735. 


A lo largo de su vida Agustín Sales sostuvo una intensa correspondencia con gran 
número de eruditos e intelectuales ilustrados, destacando sin duda la mantenida con su 
amigo y mentor Gregorio Mayans, así como con el polifacético catedrático de Teología y 
controvertido historiador, epigrafista, numismático, etc., padre agustino fray Enrique (o 
Henrique) Flórez de Setién y Huidobro. Buena prueba de ello es el epistolario de Sales 
con ambos depositado hoy en día en diversos archivos. Así en la Biblioteca Archivo 
Hispano Mayansiano del Colegio del Corpus Christi de Valencia o en el Archivo de la 
Real Academia de la Historia de Madrid. 



Esta colaboración fue más intensa en la Numismática, dada la gran colección de 
monedas que poseía Agustín Sales, de ahí el agradecimiento a Sales que aparece en el 
primer tomo de la obra de Enrique Flórez Medallas de las Colonias, Municipios y 
Pueblos Antiguos de España”, En la Oficina de Antonio Marín, Madrid, 1757. En el 
apartado de agradecimientos Flórez escribe “Gabinetes de que el Autor se ha servido 
fuera de sus Medallas, y de las publicadas en diferentes Libros (…) para mostrar el 
debido reconocimiento à los que se han servido contribuir para la Obra”, siguiendo la 
lista por orden alfabético con todos ellos. Y de nuestro personaje señala: El Doctor 
Agustin Sales, Chronista de la Ciudad y Reyno de Valencia, me honró enviando à la 
Celda sus Colonias y Municipios, para informarme ocularmente de cada una 


 La contribución de Agustín Sales a la historiografía moderna ha sido importante, 
en especial la relacionada con hallazgos romanos. Gracias a sus textos contamos hoy día 
con referencias de algunos de ellos que lamentablemente han desaparecido. Uno de los 
más famosos fue el llamado “Mosaico de Baco”, descubierto el 19 de abril de 1745 al 
practicarse obras en las laderas del cerro del Castillo, junto al arrabal de San Sebastián, 
para ensanchar el Camino Real en dirección a Valencia. Fue tal la trascendencia que se 
le dio que el propio rey mandaría para su estudio a Miguel Eugenio Muñoz y Lucientes, 
de la Real Audiencia de Valencia y académico de la Real Academia de la Historia de 
Madrid. Miguel Eugenio Muñoz visitaría el lugar los días 11, 12 y 13 de junio del mismo 
año, redactando una extensa memoria ilustrada con dibujos y acuarelas. 


 Por su parte, Agustín Sales también examinó personalmente este importante 
hallazgo arqueológico, escribiendo al respecto un estudio del que existen varias copias 
manuscritas: “Explicacion  del  Pavimento  Romano  descubierto  en  Sagunto;  i  se  
convence que era el sitio donde los Saguntinos, à honor de Baco, celebravan sus 
fiestas, llamadas de los Griegos, Orgias, ò de los Dioses del Infierno”. A los pocos 
años, desaprensivos y curiosos que se llevaban las teselas como recuerdo, terminaron 
destruyendo por completo este mosaico. Actualmente sólo se conservan los dibujos 
realizados en 1745 por Miguel Eugenio Muñoz y Luis Martel, así como reproducciones 
de éstos con ligeras variantes que fueron realizándose con el paso de los años. 



En 1760 Agustín Sales publicaba una nueva obra, esta vez escrita en latín, titulada 
“Turiae  Marmor nuper efossum sive Disertatio Critica, de Valentino Sodalicio 
Vernarum Colentium Isidem”. Valencia, Joseph Thomas Lucas, 1760. En este pequeño 
opúsculo de 48 páginas, Sales diserta sobre una lápida romana descubierta el año anterior 
en el cauce del río Turia, además de dar cuenta de trece episodios de graves riadas del 
Turia a su paso por Valencia entre 1328 y 1731. La lápida era de color gris oscuro y fue 
encontrada el 17 de octubre de 1759 en el lecho del río Turia al realizar trabajos en el 
muro de contención del margen derecho, aguas abajo del azud de Rovella. Agustín Sales 
relata en su opúsculo cómo la puso a salvo de la destrucción al trasladarla al anochecer 
del 13 de noviembre al Seminario de Nobles de Valencia.  


En ella se leía la inscripción latina “SODALICIVM  VERNARVM  
COLENTES ISID (EM)” (la congregación religiosa de los vernas adoradores de Isis). 
En el mundo romano los vernas o vernáculos eran los esclavos por haber nacido de 
padres esclavos. Esta lápida, posiblemente del Siglo I D.C., debía formar parte de un 
monumento dedicado a la diosa egipcia Isis emplazado en la orilla derecha del río Turia, 
fuera de los muros de la ciudad romana. En su tiempo este hallazgo arqueológico fue 
todo un acontecimiento. Tanto, que la Junta de Murs y Valls, responsable de la 
conservación de los muros del cauce del Turia a su paso por Valencia, encargó por 170 
libras a Bautista Pons en 1760 la construcción de un monumento conmemorativo. 


Este monumento en piedra, de claro estilo dieciochesco valenciano, y conocido 
como “Lápida de Isis” o “Monumento a Isis”, todavía puede ser admirado hoy en día 
en su emplazamiento original, en la margen derecha del pretil del Turia, frente al actual 
Complejo Deportivo de La Pechina. Se compone de un bonito frontón barroco, donde se 
encastran dos lápidas de mármol oscuro, coronado por tres pomos de inspiración 
clasicista. En la parte superior hay un pequeño rosetón circular con el dibujo de una 
cornucopia, emblema de la Valentia romana. En el centro la lápida original romana con 
la inscripción a Isis. Y bajo, una segunda lápida con una inscripción en latín donde se 
recuerda su descubrimiento en 1759 y su colocación en el monumento en 1760. 


 Las aportaciones de Agustín Sales al estudio de las antigüedades romanas se 
vieron ampliadas en el año 1766 con la publicación de otro pequeño opúsculo titulado 
“DECLARACIÓN DE UNA COLUNA DEL EMPERADOR HADRIANO;  
DESCUBIERTA EN LA VEGA DE VALENCIA”, En Valencia: Por Benito Monfort. 
Una verdadera rareza bibliográfica que durante un tiempo se pensó se había perdido. En 
consideración a que “estimo que tan interesante opúsculo, raro ya y casi perdido,  
merece reproducirse en las páginas de nuestro BOLETÍN”, el arqueólogo, epigrafista, 
filólogo, historiador y sacerdote jesuita Fidel Fita Colomé, lo reprodujo integro en el 
Boletín de la Real Academia de la Historia, T-3, Cuaderno I, Julio 1883, págs.51-64. 


Agustín Sales describe en esta obra varios restos romanos de gran relevancia. Así 
un miliario de la antigua Vía Augusta encontrado el 10 de abril de 1766 en las cercanías 
de la ciudad de Valencia, durante las obras de reparación del Camino Real de València a 
Xàtiva. Era un miliario de la época del emperador Adriano (117-138 D.C.), actualmente 
desaparecido. También hace mención de Un Itinerario (…) se encontró por Junio de 
1727.en una Puerta de Valencia antigua, donde ahora la Iglesia nueva de la 
Congregacion del Oratorio, que guiava al Egercito por Sagunto, á la Illercaonia, i mas 
allá. Antes que mandara quitar las letras un Anciano imperitissimo, las copió el 
erudito Padre Felipe Seguér, quien andando los tiempos, me permitió copia”.  



De este Itinerario, el propio Sales ya había dado noticias en su obra anterior 
“Historia de la Aparicion de S. Pablo Apostol, en termino de la Villa de Albocacer, 
Reino de Valencia, apoyada en la tradición, I monumentos coetáneos”. En Valencia, 
por Joseph Estevan Dolz, 1752. Asimismo, en la “DECLARACIÓN DE UNA COLUNA  
DEL EMPERADOR HADRIANO (…)”. Sales da cuenta de dos hallazgos más. Una 
“Coluna millar” descubierta por él y que “está hechada en el suelo delante la Hermita  
de S. Vicente de Borriol, á once leguas de Valencia, que yo descubri, i copié en 25. de 
Septiembre 1753. i bolvi á registrar en 7 de Junio 1756. Miliario del año 250 dedicado 
al emperador Decio (249-251 d.C.) y a su hijo Mesio, que por suerte ha llegado hasta 
nuestros días. En la actualidad está expuesto en el Museo Municipal de Borriol.  


 Y, por último, en ésta “la mejor Monografía del Sr. Sales” como la consideraba 
Fidel Fita, también se habla del hallazgo de una nueva lápida funeraria romana en el 
cauce del río Turia, próxima a la lápida de Isis ya comentada con anterioridad: se 
encontro en 20. de Mayo 1760. la Inscripcion siguiente, quebrada: <
LAE . VXORI / ARITVMA / MATRI>>. Expressa, que una Hija, puso esta memoria á 
su Madre, muger de Maritumo”. Hace unos años, el investigador valenciano Josep 
Corell localizó un manuscrito inédito de Agustín Sales depositado en la Biblioteca 
Mayansiana del Colegio del Patriarca (Valencia), donde se describe la lápida y su texto, 
su color (“piedra negra”), sus dimensiones (“2 pies larga, alta 2 palmos”) y, lo que es 
una interesante novedad, un dibujo original del propio Sales que reproducimos.  


El Dr. Agustín Sales y Alcalá murió en Valencia el día 4 de Enero de 1774 de un 
inopinado ataque de apoplejía. Tras su muerte, gran parte de su gran biblioteca y archivo 
privado, formado por un buen número de manuscritos inéditos, pasó a enriquecer la 
biblioteca del destacado erudito valenciano Gregorio Mayans y Siscar, que hoy se 
conserva mayoritariamente en la Biblioteca Archivo Hispánico Mayansiano del 
Colegio del Corpus Christi de Valencia. Esta era una práctica muy habitual en Gregorio 
Mayans, pues solía adquirir aquellas bibliotecas que pudieran interesarle. Así compró, 
entre otras, la biblioteca del impresor Antonio Bordazar, la del matemático Juan Bautista 
Corachán y también la de su amigo y Cronista de Valencia Agustín Sales. 


 Pues bien, en uno de sus manuscritos conservados en la Biblioteca Archivo 
Hispánico Mayansiano del Colegio del Corpus Christi de Valencia, en concreto el 
referenciado con el nº689, Agustín Sales dejó escrito la descripción de una lápida romana 
localizada en Alcublas. Este hecho, crucial para el conocimiento del pasado romano de 
Alcublas, ha permanecido inédito cerca de 250 años, hasta que en el año 2005 el 
eminente filólogo y epigrafista valenciano Josep Corell i Vicent lo daba a conocer en su 
libro “Inscripcions romanes del País Valencià II: 1. L´Alt Palància, Edeba, Lesera y 
els seus territoris. 2. Els Mil.liaris del País Valencià”. Col.lecció Fonts Històriques 
Valencianes. València, 2005, Universitat de València, págs. 38 y 39. 


  En su manuscrito, Agustín Sales hace mención a una lápida romana que le fue 
facilitada por un sacerdote de su misma parroquia: “Me la dio Rocafull, presbítero,  
encontrada en las ruinas de un castillejo no mui distante de Alcublas en junio 
1757”. Y de la que únicamente copia el texto, que es como sigue: M(arcus) · Valerius 
M(arci) · f(ilius) / Marcellus / an(norum) · XXVIII t(estamento) f(ecit). Su traducción 
sería: Marco Valerio Marcel / hijo de Marco, de 28 años/ lo hizo. Aunque para el 
profesor Josep Corell existen dudas sobre la fórmula final, una típica abreviatura latina, 
que visto el contexto también podría ser t(itulum) f(ecit): ha hecho esta inscripción.  



El profesor Josep Corell comenta en su obra que esta inscripción romana, de la 
que no se tenía constancia y de la que se desconocen casi todas sus características 
(paradero actual, tipo de soporte y sus dimensiones), es de tipo sepulcral y por tenor del 
texto podría datarse en el siglo I d.C. La inscripción debió de desaparecer muy pronto, 
puesto que ningún otro autor la menciona. Sobre su localización, Josep Corell la sitúa en 
la partida de los Arenales o alrededores, zona donde ha aparecido, y sigue apareciendo, 
cerámica romana. Además, esta partida se encuentra entre Alcublas y Peña Ramiro, 
donde todavía son visibles los restos de una antigua fortificación. Y también menciona la 
posible vía romana que procedente de Edeta, y pasando por Alcublas donde han 
aparecido rodaduras de carro en la roca, se dirigiría a Bejís y desde allí a Aragón. 


 Esta posible Vía Edeta-Alcublas-Bejís-Barracas presenta una buena cantidad de 
indicios arqueológicos pero, por el contrario, adolece de una cierta carencia de estudios 
historiográficos específicos publicados, a pesar de ser tratada por diferentes autores. De 
hecho, una de las fuentes bibliográficas más citadas al respecto continúa siendo un 
artículo de José Alcácer Grau aparecido hace más de 60 años, Exploraciones 
arqueológicas  en  Begís”, en la revista “Serie  de  Trabajos Varios del SIP”, nº 10. 
Valencia, 1947, págs.38-40. Esta calzada romana secundaria comunicaría el Camp de 
Túria (Edeta) a través de Alcublas, Masía de los Pérez, Bejís y Torás con el área del 
Ragudo, donde enlazaría con la vía que desde Saguntum se dirigía a Bílbiles (Calatayud) 
y Caesaraugusta (Zaragoza) atravesando el valle del Palancia. 


 ¿Y qué sabemos del presbítero Rocafull?. Personaje importante en esta historia 
puesto que fue quién facilitó la inscripción latina a Agustín Sales. La verdad es que hasta 
a hora no he podido conseguir demasiada información sobre él, ni sobre su posible 
relación con Alcublas. Únicamente unos escuetos trazos biográficos que aparecen en la 
obra de Justo Pastor Fuster “Biblioteca Valenciana de los Escritores que florecieron  
hasta nuestros días y de los que aun viven. Con Adiciones y Enmiendas á la de 
D.Vicente  Ximeno”. Tomo Segundo. Valencia, Imprenta y Librería de Ildefonso 
Mompié. Año 1830. En su Pág. 126 puede leerse: “D. Nicolas Rocafull. Presbítero,  
Doctor en sagrada Teología, Beneficiado en la Parroquial de S. Bartolomé de la 
Ciudad de Valencia, hijo de ella, en donde murió en 4 de Diciembre de 1788”. 


Para concluir, un último apunte. El pasado de Alcublas es tan rico en historia 
como lo puede ser el de cualquier otra población de La Serranía o de otros muchos 
pueblos de España. Sin embargo existe un cierto estado de ánimo entre los propios 
alcublanos que parecen dudar de la importancia de la herencia recibida de sus 
antepasados. Y para que desde fuera nos valoren y respeten, primero debemos saber 
valorar lo nuestro, quererlo y respetarlo, y así sabremos transmitirlo a los demás. Lo 
dicho. Alcublas tiene un gran pasado. En las manos de los actuales alcublanos, de 
TODOS los que se sientan alcublanos, lo sean por nacimiento o por corazón, está que 
también tenga un futuro… 


Por    Juan Antonio Fernández Peris   

de la Asociación Cultural la Fénix Troyana y del Centro Excursionista de Chelva, y 
colaborador del blog PEÑA RAMIRO de Alcublas. 


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante lo de Nicolás Rocafull. Personaje clave en nuestra historia y nos enteramos ahora.
Tenemos trillados varios siglos pero es lo primero que leo referente a nuestro periodo romano.
Gracias.

Anónimo dijo...

Enhorabuena J.Antonio por tu articulo, no sabía nada de la existencia de una lápida romana en Alcublas.
Lo que sí que tengo que decir es que yo tengo heredadas de mi padre unas monedas de plata romanas procedentes de un derribo en Alcublas. Por supuesto no os voy a decir mi nombre y apellidos.

PONCIO PILOTO (Pontius Pilotus) dijo...

Os invito a trasladaros a aquella época. Imaginaros mis centuriones llevándome en sus fornidas espaldas, desde la Ramblilla, pasando por los Arenales hasta la Peña Ramiro, mientras los Planilleros,(es que siempre les he tenido cierta tirria), me decían."Ave Cesar los que van a morir te saludan". Por aquellos tiempos a estas alturas aún íbamos con una simple túnica no como ahora que hace un aire frío del copón, tened en cuenta que por la Britannia a la altura de Londres se cultivaba la uva que ahora se hace en La Palacia, cosas del calentamiento climático.
Mención aparte tiene vuestra famosa y a la vez polémica, caldera, a pesar de que los gabachos se han empeñado en patentar su nombre, el origen de Astérix y Obélix con el famoso brebaje mágico que los hacia ser una autentica pesadilla para mis soldados, es de vuestro pueblo.¿Nunca habéis probado darle un garrotacius al vecino ese que tan gordo os cae después de tomar tan vitamínico alimento?.
Lo de mi apellido ya hacia presagiar vuestra afición por volar mucho antes de que lo hiciese en el Renacimiento Leonardo da Vinci, y es que esta pequeña localidad de la Hispania Citerior es de armas tomar.
Saludos Juan Marcus Antonius, si te atreves a pasar por el túnel del tiempo te nombrare asesor y biógrafo personal.

Anónimo dijo...

Juan Antonio, impresionante todo lo que trabajas en cada artículo sobre el pasado de Alcublas, ¡gracias por tu interés¡ pero como alcublana he de decirte que ese estado de ánimo al que te refieres cuando afirmas que "los propios alcublanos parecen dudar de la importancia de la herencia recibida... ", tenemos un gran pasado, claro que Sí lo que no está tan claro que eso nos lleve a un gran futuro. Dónde está el gran futuro de Chelva con su Acueducto romano , sus barrios de la Morería, la Judería y el de otros muuchos pueblos de la Serranía. No hay dudas, en Alcublas tenemos hasta un licenciado en Arqueología.
El futuro para un pueblo es mucho más complejo, no se resuelve con evidencias del pasado por muy destacadas que sean. Esa es mi opinión.

JUAN ANTONIO FERNANDEZ PERIS dijo...

Un gran pasado no significa que se tenga un gran futuro. Es cierto.
Pero ese pasado nos puede ayudar, por ejemplo con turismo, a tener un futuro.
El ejemplo de PEÑA CORTADA es clarísimo. Posiblemente se trate de una de las obras romanas mejor conservadas de España. Pero, ¿Se ha valorizado suficientemente?.
¿Se está obteniendo de él todas las posibilidades en cuanto a turismo?. NO...
La Serranía del Turia tiene un potencial en cuanto a productos de calidad y turismo rural muy grande. Y eso sí que podría permitir tener un futuro a sus jóvenes. Pero para poder hacerlo, primero los serranos tienen que creer en ellos mismos, y la verdad es que no se si están dispuestos a ello...

Autocrítica dijo...

Parece que hemos claudicado con nuestro futuro. Mi opinión es que debemos levantar la cabeza y hacer que piense.
Un ejemplo cercano aunque no comarcal lo tenemos en Casinos con su feria del turrón.
No tenemos nosotros bastantes más almendras que en Casinos? Pero sin embargo, nunca nos ha dado por hacer un producto elaborado con ellas. Nuestra mayor ilusión consiste en encontrar variedades de árbol que de más producción.
Donde están nuestros emprendedores?

Para cuándo dijo...

Para cuándo?
- una empresa de biomasa en Alcublas
- una empresa láctea en Alcublas
- una empresa de producto elaborado con almendra y aceite de oliva en Alcublas
- un centro de día privado para los mayores serranos en Alcublas
- una empresa de multiaventura en Alcublas
Para cuándo...?

Para cuándo dijo...

¿Para cuándo una mesa por el empleo en Alcublas?
No es tan difícil él formar un equipo de trabajo para concretar alguna de las propuestas (u otras) del comentario anterior. Una mesa con presencia de Ayuntamiento, Cooperativa y personas físicas con ganas de emprender.
La Cooperativa como tal es perfecta para adecuar alguna de estas propuestas, y si como ente no está dispuesto seguro que varios de sus miembros se echarían adelante si la propuesta tuviera la seriedad y viabilidad adecuada.
Para cuándo?

Para cuándo dijo...

El día que las quejas se transformen en propuestas Alcublas saldrá del pozo.

Anónimo dijo...

Estimad@ autocritica, a ver si te informas un poquito mejor que en lo unico que has acertado en tu comentario es en lo de cercano, lo demas no has dado ni una, es mas si conocieras la realidad de la feria no la hubieras puesto de ejemplo. En cuanto a para cuando creo que lo has bordado, en cuanto a las utopicas propuestas, a saber, biomasa que no tenemos, leche que tenemos a raudales, pero mala, etc, En cuanto a la mesa por el empleo, esverdad, mira que no tener una mesa por el empleo, con las asociaciones que tenemos, y la cooperativa (que ha recurrido a aplicar derramas, por que va sobra y menos mal a la gran getion que si no le toca cerrar) podia poner una rompedora de almendras para hacer productos elaborados, y las cascaras derivadas se podian utilizar para calentar las garnjas de pollos, y con las plumas de estos se podian fabricar almuadones y edredones y plumiferos y con los picos y las patas podiamos poner una tienda de amuletos, para el mal de ojo vamos que necesitamos una mesa por el empleo pero urgente

Para cuándo dijo...

Este último anónimo de las plumas y edredones es el fiel reflejo de la triste realidad de algunos alcublano a.
Quejas, quejas y más quejas. Bueno, y críticas también.

Anónimo dijo...

Lee bien para cuando, que quejas no he puesto ninguna, tan solo una ligera critica ironica al bla,bla bla de siempre, si fuera tan sencillo ya estaria hecho, o acaso tu tienes alguna gran empresa en el pueblo de esas que propones y no nos hemos enterado? siempre que si el ayuntamiento haga tal, que la cooperativa podia hacer cual que si los emprendedores no se cuantos en definitiva que siguiendo este argumento lo que parece que nos falta son mesas de empleo y asesores de secano.
Ves tu a mi eres un fiel reflejo del optimismo y alegre realidad de algunos alcublan@s que todo son aplausos, claro que si hombre "asó es meleta"

Anónimo dijo...

Perdona para cuando que antes se me ha olvidado, hablando de quejas y criticas, leete tus alegres comentarios