miércoles, 11 de diciembre de 2013

ALCUBLAS EN LA PRENSA...


LA VUELTA CICLISTA A ESPAÑA 1999
Siguiendo con la serie de pequeñas colaboraciones en este blog PEÑA RAMIRO con el objeto de dar a conocer las numerosas noticias que sobre Alcublas han ido aparecido en la Prensa de los pasados siglos XIX y XX, en esta ocasión trataré sobre un importante acontecimiento deportivo que tuvo lugar a finales del pasado siglo XX, en concreto hace 14 años. Estoy hablando de la 54a edición de la Vuelta Ciclista a España celebrada en el año 1999, y cuya 16a etapa pasó por la misma Alcublas.


La Vuelta a España, llamada también Vuelta Ciclista a España o simplemente La Vuelta es una competición por etapas de ciclismo por carretera y que se disputa desde el año 1935 (con algunas interrupciones) principalmente dentro del territorio español, aunque en algunas de sus ediciones parte de su recorrido ha transcurrido por otros países como Francia, Andorra, Portugal, etc. Con una duración aproximada de tres semanas, forma parte junto con el Tour de Francia y el Giro de Italia de las conocidas como "Grandes Vueltas Ciclistas", aunque al contrario que esas dos carreras la Vuelta no ha tenido una fecha fija en el calendario y ha ido variando dependiendo de la conveniencia del organizador.


La Vuelta a España nació bajo el patrocinio de la Prensa escrita. Así desde su inicio en 1935 por el diario madrileño Informaciones, quién tras la Guerra Civil pasó el testigo al periódico “Ya”. Después de algunos problemas y ediciones sin celebrar, la organización de La Vuelta la retoma en el año 1955 el periódico “El Correo Español-El Pueblo Vasco” quién organizaría las siguientes ediciones de la Vuelta Ciclista a España ininterrumpidamente hasta que en el año 1979, por problemas económicos, decide abandonar la organización de la prueba. A punto de desaparecer, el entonces presidente de la Federación Española de Ciclismo, el valenciano Luis Puig, conseguiría finalmente que la empresa Unipublic se hiciera cargo de la competición, que continúa organizando en la actualidad las distintas ediciones de la Vuelta.


El líder de la carrera en las Grandes Vueltas utiliza un maillot de un color diferente del resto de corredores, amarillo para el Tour y rosa para el Giro. Sin embargo, el maillot de líder de la Vuelta a España no ha sido siempre del mismo color. Hubo varias suspensiones de la carrera y los distintos organizadores que la rescataron eligieron sus colores. Empezó siendo naranja (1935 y 36), luego blanco (1941), otra vez naranja (1942), rojo en la carrera de 1945, aunque en 1946 cambio a blanco con una franja horizontal hasta 1950. El regreso de la ronda en 1955 con El Correo Español-El Pueblo Vasco marca el amarillo como color del líder (salvo en 1977, que fue naranja), y que continuaría igual durante las siguiente cuatro décadas hasta pasar a color dorado a partir de 1999. Finalmente en el año 2010 ha cambiado al rojo, color que se mantiene hoy día.


 En cuanto a la Vuelta Ciclista a España del año 1999, su 54a edición, tuvo lugar del 4 y el 26 de septiembre con partida en Murcia y llegada en Madrid, participando 21 equipos: Banesto, Kelme-Costa Blanca, ONCE-Deutsche Bank, Vitalicio Seguros, Euskaltel-Euskadi y Fuenlabrada-Cafés Toscaf (España); Cofidis y Festina-Lotus (Francia); Lampre-Daikin, Mapei-Quick Step, Team Polti, Saeco-Cannondale, Riso Scotti-Vinavil, Amica Chips-Costa Almería y Liquigas-Pata (Italia); Lotto-Mobistar (Bélgica); Deutsche Telekom (Alemania); Rabobank y TVM-Farm Frites (Holanda); US Postal (EEUU) y Benfica (Portugal). También fue el primer año en que la Vuelta a España subía el mítico Alto de l ́Angliru y que el maillot de líder pasaba a color dorado. 




Esta 54a edición de la Vuelta Ciclista a España fue considerada desde su presentación como la mejor de la historia hasta ese momento, y así lo subrayaba en declaraciones a la Prensa el propio Presidente de Unipublic, la empresa organizadora de la ronda, “es la mejor edición de la historia”, como recogía El Mundo Deportivo en su edición del sábado 4 de septiembre. Los titulares de algunos periódicos de ese mismo día eran muy similares en su optimista percepción de la Vuelta 1999. Por ejemplo El Mundo Deportivo en portada titulaba: “Arranca una gran Vuelta”, o el periódico El País: “La mejor Vuelta... sobre el papel. La ronda española arranca hoy en Murcia en medio de un gran cartel de corredores y cierta tendencia a la euforia”.


Pudiendo leerse en el cuerpo del artículo: “Es la mejor Vuelta de la historia, dicen. La buena nueva ha provocado una expectación mediática sin precedentes, un optimismo tan desbordado que raya la exageración”. Asimismo titula en otro artículo “Esperando la llegada del Angliru en Asturias”, comentando que “La Vuelta más dura de los últimos años tendrá como puntos fuertes las cinco llegadas en alto previstas por la organización, un número desmesurado si se compara con lo habitual en otras grandes rondas. Pero eso no es todo, la Vuelta se honrará además en presentar, como final de la octava etapa, al Angliru, al que, con sus rampas cercanas al 23%, anuncian como el puerto más duro del mundo”.


Aunque bien es verdad que otros periódicos se hacían eco del posible cansancio que la subida al puerto de montaña asturiano de L ́Angliru comenzaba a producir, incluso antes de iniciarse la ronda. Así el diario madrileño ABC titulaba en su edición del sábado 4 de septiembre: “El Angliru recompone el montaje de la etapa reina”. Y escribía con cierta ironía: “Es la pregunta. ¿Puede saturar la explotación mediática y publicitaria del Angliru?. Es probable. En Murcia no se va a dar hoy la salida a la Vuelta a España, sino a la Vuelta de El Angliru, monte de peregrinación para cualquier cicloturista que se precie. La euforia que ha despertado este puerto (12 de septiembre, octava etapa, televisión desde primera hora) ha provocado que Unipublic reorganice esta jornada como si fuera el eclipse, esta vez sí del fin del mundo”.


Por su parte, en su edición de ese mismo día, el periódico barcelonés La Vanguardia se centraba más en la etapa prólogo a disputar ese sábado en Murcia, con el titular “La Vuelta arranca con una polémica”, y con el subtítulo “El horario tardío de comienzo de la etapa hace temer que los favoritos tengan que correr a media luz”. El mismo periódico, el día 5, corrobora los problemas surgidos en la etapa prólogo de Murcia bajo el título “La lluvia y el horario falsearon el resultado”, aunque no puede substraerse al asunto central y titula en un lateral “Preocupa el Alto de L ́Angliru”, haciéndose eco de que “los organizadores han recalcado con insistencia que la Vuelta ́99 no se reduce a la subida a l ́Angliru. Hay muchas otras jornadas decisivas antes y después.”


 Así y todo, hay que decir que la subida al Alto de L ́Angliru el 12 de septiembre de 1999 no defraudaría, siendo hoy todavía recordada por los aficionados como una de las etapas más memorables de toda la historia de la Vuelta Ciclista a España. La etapa reina, la octava, de la 54a edición de la Vuelta comenzó en León con 170 corredores y un recorrido de 175 km. de una dureza extrema en el que se incluían: el Puerto de Ventana, de segunda categoría, los Puertos de La Cobertoria y Soterraña, de primera, y El Angliru, fuera de categoría. Hasta ese momento cima desconocida y que se convertiría tras aquel 12 de septiembre en leyenda y en un coloso del calendario ciclista mundial. Fue una etapa en la que el frío, la lluvia y la niebla se presentaron como los elementos predominantes que marcaron momentos de gran dureza como numerosas caídas.



A más de 10 km de la línea meta, se produjo el ataque del escalador ruso Pavel Tonkov que inició una marcha imparable en busca de la meta, seguido de los españoles Roberto Heras y José María Jiménez “el Chava”, mientras que la lluvia y la niebla aportaban un marco épico incomparable. A 4 kilómetros de meta continuaba en cabeza Tonkov con 57 segundos de ventaja sobre los ciclistas españoles, hasta que José María Jiménez al paso por “La Cueña les Cabres”, un tramo con rampas que llegaban al 23%, lanzó su ataque dejando atrás a Heras y acortando distancias con Pavel Tonkov. A un kilómetro de meta “el Chava” seguía recuperándole distancia a Tonkov, que ya se sentía ganador, mientras toda España empujaba con su ánimo al “Chava” que se había erigido el héroe en solitario de la ascensión al Alto de l ́Angliru.


Cuando los comentaristas de radio y televisión ya habían perdido la fe y otorgaban la victoria al escalador ruso, José María Jiménez consiguió llegar a su rueda a menos de 500 metros de la meta. La niebla dificultaba en extremo la retrasmisión televisiva de los metros finales añadiendo una gran dosis de suspense y tensión al final de la etapa. Soberbia hasta ese momento pero que guardaba lo mejor para el final. En las últimas curvas José María Jiménez “el Chava” adelantaba finalmente al ruso Pavel Tonkov traspasando la línea de meta como el primer ganador de la Vuelta Ciclista en L ́Angliru. Toda España estalló en un gran júbilo general cuando “el Chava” apareció con un brazo en alto de entre la espesa niebla ante las cámaras de meta por delante de Tonkov.


Y fue en esta gran edición del año 1999 cuando la Vuelta Ciclista a España pasó por Alcublas, en su decimosexta etapa. En la mañana del martes día 21 de septiembre salía de Valencia, y tras pasar por Lliria, Casinos, Alcublas, Sacañet, Más de los Pérez, Ventas de Bejís y Teresa, se incorporaba a la N-234 (la Autovía Mudejar estaba en construcción), para desviarse posteriormente por Bronchales hasta llegar a la meta en Teruel. Tenía un recorrido de 200,4 km. y cuatro puertos: el Alto de Alcublas (750 m.), el Puerto del Ragudo (990 m.), el Puerto de San Rafael (1.580 m.) y el Puerto de Cabigordo (1.600 m.). Este último, al estar “emplazado a tan sólo 23,7 km. de la línea de meta (...) podría influir en el desenlace de la jornada”, como el día anterior publicaba “La Vanguardía”. 



Apenas iniciada la etapa, en su segundo kilómetro, se produjo la primera escapada protagonizada por el joven ciclista Matías Cagigas del equipo madrileño Fuenlabrada. A pesar del fortísimo viento contrario, fue abriendo un pequeño hueco respecto al pelotón, del que saltaron en el km 27 otros trece corredores en su busca, a los que poco después se sumaría Frank Vandenbroucke (Cofidis). Durante la subida de la primera dificultad montañosa de la jornada, el Alto de Alcublas de segunda categoría, el belga Beeckman se quedó rezagado siendo alcanzado finalmente por el pelotón, mientras que el grupo de escapados cruzaban la segunda meta volante de la jornada instalada en Alcublas.


 La ventaja del grupo de fugados continuó en aumento, siendo de 9 ́30” al coronarse el puerto de Ragudo (3a categoría) llegando a tener una ventaja máxima sobre el pelotón de 11 ́48” en el km 113. Ya en las primeras rampas del Puerto de San Rafael, el más duro de la jornada, se produjo un inesperado ataque de Frank Vandenbroucke únicamente seguido por Jon Odriozola, que lograba dejar al resto de escapados disgregados tras su estela. A veinte kilómetros de la llegada los dos escapados tenían casi once minutos de ventaja sobre el pelotón principal. Sin embargo a la llegada a Teruel, Frank Vandenbroucke no tuvo ninguna dificultad en iniciar un ataque a falta de 300 metros de la meta, entrando vencedor con tres segundos por delante de su compañero de escapada Jon Odriozola. Y con el merecido triunfo de Frank Vandenbroucke concluía la 16a etapa de esta 54a edición de la Vuelta Ciclista a España, la primera hasta la actualidad, en la que su trazado ha discurrido por Alcublas.



Esta 54a edición de la Vuelta Ciclista a España terminó en Madrid el 26 de septiembre y puede afirmarse sin riesgo a la exageración que ha sido una de la mejores de todos los tiempos. Tanto por recorrido, como por los participantes, lo reñido de las etapas, así como por su seguimiento televisivo y social, y hasta también por su sintonía. Finalmente el ciclista alemán Jan Ullrich del equipo Deutsche Telekom se impuso en la clasificación general por delante de los españoles Igor González Galdeano del Vitalicio Seguros y Roberto Heras del Kelme-Costa Blanca. Por su parte el ciclista belga Frank Vandenbroucke del Cofidis italiano se adjudicó la clasificación por puntos y José María Jiménez “el Chava” del Banesto fue el ganador del premio de la montaña.


No puedo terminar este repaso a la Vuelta Ciclista a España del año 1999, que no hay que olvidar que en una de sus etapas pasó por Alcublas, sin mencionar la música que la acompañaba. Se trata de la canción “El Garrotín” del conocido músico asturiano Hevia. Aquí dejo un enlace para quién quiera ponerse algo nostálgico escuchándola de nuevo.
¡¡MUSICA MAESTRO HEVIA!!

http://www.youtube.com/watch?v=R0hX4TqRUL8


Por JUAN ANTONIO FERNANDEZ PERIS
de la Asociación Cultural La Fénix Troyana y del Centro Excursionista de Chelva, y colaborador del blog PEÑA RAMIRO 


3 comentarios:

Anónimo dijo...

BUEN TRABAJO PEÑA

Para Juan Antonio dijo...

owsorsel2Aunque no tengas muchos comentarios en tus artículos, la verdad que realizas un excelente trabajo de investigación, y si que son leídos, pero como veras aquí la gente solo escribe cuando hay algún tema relacionado con el pueblo y a ser posible de política, así que continua en tu línea que siempre viene bien leer alguna cosa de nuestro pueblo.

Anónimo dijo...

Que no hayan comentarios para nada la buena labor de Juan Antonio, simplemente no da lugar par la polemíca,nada más.