lunes, 20 de enero de 2014

LA CUEVA SANTA, MIRADAS DESDE EL PASADO

                        ROMERIAS AL SANTURIO DE LA CUEVA SANTA  
                                                         -AÑO 1881- 

Siguiendo  con  la  serie  de  pequeñas  colaboraciones  para  este  blog  PEÑA  RAMIRO
sobre  el  Santuario  de  Nuestra  Señora  la  de  la  Cueva  Santa  de  Altura,  tan  querido  y
cercano  para  los  alcublanos,  a  continuación  mencionaré  una  de  las  romerías  hasta  este
Santuario más multitudinarias que se recuerdan. Esta romería tuvo lugar el día 6 de junio de
1881,  siendo  promovida  desde  el  Obispado  de  Segorbe  con  motivo  del  nombramiento  de
Francisco  de  Asís  Aguilar  y  Serrat  como  nuevo  Obispo  de  la  Diócesis.  Fue  toda  una personalidad en su época, siendo muy conocido por sus enérgicas acciones en defensa de los
postulados católicos, tanto  en el terreno social como político y hasta en el científico.


Natural de Manlleu (Barcelona), Francisco de Asís Aguilar y Serrat fue bautizado el 4
de octubre de 1826. De familia humilde, estudió en el Seminario de Vic donde destaca como
un  alumno  brillante,  por  lo  que  las  autoridades  eclesiásticas  costearían  sus  estudios  en  la
Universidad de Barcelona, licenciándose en 1852 en Ciencias Naturales. De regreso a Vic fue
ordenado  sacerdote  en  el  año  1854,  pasando  poco  después  a  dar  clases  en  su  Seminario 
Diocesano  del  que  sería  nombrado  Catedrático.  Enseñó  Matemáticas  desde  1857  hasta  el
1864, impartiendo además clases de Historia y Geografía (1857-1860) y griego (1860 a 1863).
Fue profesor del reputado poeta Jacinto Verdaguer, alumno del seminario en esos años.


En 1860 Francisco de Asís Aguilar participaría en la fundación del Círcul Literari de 
Vich, en el que leyó su reconocido poema Plants de la llengua catalana (editado en 1861),
iniciando la publicación de diversas obras en catalán. Durante estos años también comenzó su
destacada  actividad  periodística  en  diversos  medios  escritos,  primero  colaborando  con  El 
Ausonense  para  participar  en  1863  en  la  fundación  de  El  Seminarista  Español.  Periódico 
semanal  de  ciencias,  literatura  y  arte,  donde  publicará  extensos  fragmentos  de  poemas
épicos, muy del gusto de los escritores de la Renaixença catalana, como La Gerusalemme 
liberatta de Tasso, Os Lusiadas de Camoes o Der Messia de Klopstock.


Ese  mismo  año  el  padre  Antonio  María  Claret,  del  que  Aguilar  era  un  destacado
seguidor, lo elegiría como director del colegio privado de segunda enseñanza "El Escorial"
de Vic, ocupando la dirección durante dos años.  En 1865 se trasladó a Madrid como director
del  Colegio  Mayor  Santo  Tomás.  Durante  su  estancia  en  Madrid  dirigirá  el  Boletín 
Eclesiástico de España (de 1866 a 1868), además de ser redactor de El Pensamiento Español 
(1867) así como fundador de la publicación El Católico (1868), y en el año 1870 participa en
la  creación  del  Centro  de  Estudios  Católicos,  del  que  también  fue  profesor  y  director.
Residiendo  en  Madrid  colaboraría  asimismo  en  las  publicaciones  católicas  de  la  época:  El 
Pensamiento Español, La España Católica, La Ciudad de Dios y La Cruz. 


Durante los siguientes  cuatro años Francisco de Asís Aguilar y Serrat fue Rector del
Seminario  de  Córdoba  (1876-1880),  cargo  que  le  fue  ofrecido  por  el  Padre  Ceferino
González, reconocido filósofo católico y Obispo a la sazón de Córdoba. Finalmente, en el año
1881  culminaba  su  carrera  eclesiástica  al  ser  nombrado  Obispo  de  Segorbe,  donde  se
mantendría durante los siguientes dieciocho años hasta su fallecimiento en Segorbe el 16 de
diciembre  de  1899.  Con  motivo  del  centenario  de  su  nacimiento  se  creó  una  junta  para
trasladar  sus  restos  mortales  a  Manlleu,  su  localidad  natal,  y  donde  finalmente  quedaron
enterrados en la capilla de San José de la Iglesia Parroquial de Santa María, el 4 de octubre de
1926 tras un solemne funeral.


Como Obispo de Segorbe promovió instituciones sociales como la Caja de Ahorros y 
Monte de Piedad de Segorbe, siguiendo el modelo que había conocido en Córdoba, además
de la hermandad de sufragios del clero, el Colegio de San José para seminaristas pobres y el
Convento de los Padres Franciscanos. En su faceta de periodista y escritor, inicia el Boletín 
Eclesiástico  de  la  Diócesis  además  de  publicar  varios  libros:  las  Constituciones  del 
seminario  de  Segorbe  (1882),  el  Episcopologium  Segobricense  del  obispo  Pérez  (1883),
Cartas  pastorales  sobre  la  Iglesia  Católica  (1886)  y  Noticias  de  Segorbe  y  su  Obispado 
(1890). Asimismo escribió diversas cartas pastorales sobre liturgia, constitución de la Iglesia,
indefectibilidad de la Iglesia, y el derecho de la Iglesia a opinar en cuestiones políticas.


 En cuanto a la multitudinaria romería a la Cueva Santa que tuvo lugar el 6 de junio de
1881, objeto de esta colaboración, fue “promovida y llevada á cabo por el virtuoso cuanto 
sábio y celoso Ilustrísimo Sr. Obispo de la diócesis de Segorbe” Francisco de Asís Aguilar y
Serrat,  nuevo  Obispo  de  la  misma.  A  continuación  voy  a  reproducir  diversos  párrafos  del
amplio artículo, a doble columna, que se publicó sobre la misma en las páginas 239 y 240 del
número 551, año XII, de 25 junio de 1881, de “El Semanario Católico. Revista Religiosa, 
Científica y Literaria”, con el subtítulo de consagrada a la Virgen María, Madre de Dios y 
Madre de los Hombres. Publicación semanal editada en la ciudad de Alicante


 El texto, que no tiene la firma de ningún autor, comienza en la pág. 239 con el título de
“MOSAICO. Peregrinación á Ntra. Señora de la Cueva Santa”,  y en él se describe con
bastante detalle esta gran romería de finales del siglo XIX, a la que asistieron peregrinos de
Alcublas: << Se calculan de 12 á 15.000 las personas que se reunieron en la Santa Cueva, 
acudiendo  en  peregrinación  á  voz  de  su  Prelado  a  saludar  á  la  devota,  milagrosa  y  tan 
querida  imágen  de    la  Santísima  Vírgen,  que  en  ella  se  venera,  procedentes  de  Vall  de 
Almonacid, Gérica, Viver, Teresa, Andilla, Alcublas, Chelva, Arcos, Algimia, Matet y Geldo, 
llevando cada grupo á su cabeza al respectivo párroco con cruz alzada>>.


Continúa  el  artículo  con  la  descripción  de  la  salida  de  una  parte  de  los  romeros  de
Segorbe a las tres de la madrugada: <
estos,  la  peregrinacion  de  Segorbe,  con  las  banderas  de  los  gremios,  con    numeroso 
acompañamiento;  una  capilla  de  música  cantaba  un  bonito  rosario,  dirigido  por  los 
reverendos  párrocos  de  Santa  Maria  y  San  Pedro;  seguían  á  continuacion  algunas 
personas notables y el Ilmo. Sr. Obispo con parte del cabildo catedral. Tras del Prelado la 
bandera de la asociacion de Teresianas, que se estrenaba aquel dia, acompañada por unas 
ciento cincuentas asociadas que ostentaban su medalla y cinta >>.
El  articulista  sigue  describiendo  la  llegada  por  otros  caminos  del  resto  de  romeros,
entre  ellos,  aunque  no  los  nombra,  seguramente  los  procedentes  de Alcublas:  <
que presentaban aquellos montes era encantador, viendo confluir por todos los caminos á 
multitud de de romeros ansiosos de saludar á la excelsa Reina del cielo>>.


Finalizando el texto con el relato de los actos litúrgicos que tuvieron lugar, entre ellos
una misa y un sermón del nuevo Obispo de la Diócesis de Segorbe Francisco de Asís Aguilar
y Serrat: <
de  la  Santísima  Vírgen  de  la  Cueva  Santa,  celebrándose  en  él  dos  Misas  rezadas,  por  el 
párroco de Altura y por su ilustrísima el Señor Obispo, que al terminar esta subió á uno de 
los  balcones  del  santuario,  dirigiendo  desde  él    la  palabra  al  inmenso  concurso,  con  la 
elocuencia y uncion que le es peculiar. Al terminar se bajó de nuevo la santa imagen á la 
Cueva, entre las inmensas aclamaciones de férvido y religioso entusiasmo de la multitud>>.


En  el  Capítulo  XLIII,  páginas  943  y  944  de  la  obra  Noticias  de  Segorbe  y  su
Obispado, Parte II, Imprenta y Librería de F. Romaní y Suay. Segorbe, 1890, escrita por el
propio  Francisco  de Asís Aguilar,  también  se  realiza  un  pormenorizado  relato  de  esta  gran
romería  de  1881  a  la  Cueva  Santa  de Altura.  Su  texto  es  bastante  coincidente  con  el  del
artículo de la revista “El Semanario Católico” que acabamos de reproducir. Como novedad
señalar que en él se menciona a los integrantes de la junta encargado del evento: <
compuesta de los señores arcipreste, arcediano y maestro de ceremonias de la catedral, del 
párroco de Santa maría, y del Excmo. D. Gonzalo Valero, de D. Társilo Gimeno Agius y de 
D. Juan Gomez Tejadillos cuidó con exquisito celo de preparar lo conveniente>>.


La  noticia  de  esta  gran  romería  al  Santuario  de  la  Virgen  de  la  Cueva  Santa  de
Altura también fue reproducida por la Prensa nacional, por ejemplo en el periódico de Madrid
“El  Imparcial.  Diario  Liberal”,  del  domingo  12  de  junio  de  1881.  Así  en  su  página  2,
Sección  de  Noticias  aparece  reflejado  este  acontecimiento  en  una  pequeña  reseña:  <
asistencia de diez y seis mil personas se verificó en Segorbe (Valencia) una romería desde 
este  punto  á  la  llamada  Cueva  Santa.  Los  romeros  llevaban  banderas  y  medallas,  é  iban 
presididos por el obispo>>.


Para finalizar, simplemente quisiera comentar que próximamente espero poder seguir
con  esta  serie  de  colaboraciones  en  este  blog  PEÑA  RAMIRO,  y  aportar  así  nueva
información  histórica  referida  a  las  romerías  y  al  propio  santuario  y  Virgen  de  la  Cueva 
Santa de Altura, tan unidos a Alcublas desde hace siglos.


Por Juan Antonio Fernández Peris 
de la Asociación Cultural La Fénix Troyana y del Centro Excursionista de 
Chelva y colaborador del blog PEÑA RAMIRO de Alcublas 


4 comentarios:

Desde Alcublas con amor dijo...

Siempre me llamó la atención la importancia de Segorbe, tanto en el tema del clero ya que siempre fue dotado de obispado, como en lo comercial, recuerdo la Caja de Ahorros de Segorbe, lo que no sabía quien fue su fundador.
Gracias por mantenernos informados a l@s que te seguimos.
Que Grande eres J.A.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con el anterior comentario, siempre es un placer leer tus articulos.

mingote dijo...

¡Dieciseismil personas!,...¿Hospera como las contaron?....A dedo,... porque entonces no habían calculadoras.

con el carrito del helao dijo...

Menos mal que me ha dao por consultar la friquifedia y resulta que este Francisco de Asís no tiene nada que ver con el San Francisco de Asís, el otro era Italiano de hace ochocientos años y este de hace cuatro días y además culé, pero para meter la pata ya estás tú Mingote, jee jeee.
Un abrazo.