jueves, 27 de marzo de 2014

EMPLEO DE LA BIOMASA EN LA GRANJA ESCUELA Y CENTRO DE MENORES LUIS AMIGÓ DE VILLAR DEL ARZOBISPO

© Pebrella ATF Consultora. 2014. 

La  Granja  Escuela  y  Centro  de  Menores  Luis  Amigó,  vinculada  a  las
Escuelas  Profesionales  Luis  Amigó  de  Godella,  se  halla  en  Villar  del
Arzobispo, en la Serranía. Se trata de un centro de formación implanta-
do hace años en la localidad.


El  complejo,  habitado  de  forma  permanente,  está  integrado  en  una
explotación agropecuaria con representación de varios cultivos, princi-
palmente  olivos  y  almendros,  en  las  proximidades  del  pueblo.  En  la
finca  destaca  el  gran  edificio  de  planta  cuadrangular,  de  tal  solo  una
altura aunque extenso, articulado alrededor de un amplio patio central
ajardinado  rodeado  de  una  galería  porticada  a  modo  de  claustro.  En
torno  a  este  edificio  se  hallan  otras  edificaciones  complementarias  y
espacios como el amplio aparcamiento.
Hasta el año 2011 el complejo utilizaba como fuente de calor para la
calefacción  y  el  agua  caliente  sanitaria  tres  calderas  de  gasóleo  con
una potencia conjunta de 270 Kw. Para entonces el gasto en manteni-
miento energético del edificio representaba un capítulo importante en
el  coste  de  gestión  de  la  instalación,  como  en  tantas  instalaciones
similares.


Desde la gestión del complejo, interesados por reducir costes energé-
ticos y al tiempo sensibilizados por aplicar sistemas más respetuosos
con el medio ambiente e integrados en el territorio, se planteó la bús-
queda de alternativas. En 2012 comenzó a funcionar la actual infraes-
tructura en sustitución de la anterior.
El  resultado  fue  la  instalación  de  una  red  de  calor  para  suministrar
calefacción  y  ACS  en  el  edificio  escuela,  el  comedor,  la  cocina,  las
habitaciones y salas polivalentes, del recinto, con una superficie con-
junta calefactada de 2.300 metros. Para ello se acondicionó una estan-
cia preexistente como sala de calderas, en el exterior del edificio prin-
cipal, y se instaló allí una caldera de combustión de 270 KW de poten-
cia con sus mecanismos complementarios. Concretamente se instaló
una  caldera  de  la  marca  austriaca  Gilles,  la  HPKI-K-240.  Se  trata  de
una caldera totalmente automatizada de última generación, que alcan-
za un rendimiento superior al 93% y cuyo funcionamiento está monito-
rizado de modo que está supervisado todo el tiempo. El nivel de auto-
matización es tal que el usuario prácticamente no tiene que ocuparse
de ella, más allá de las habituales visitas. Este nuevo equipo de calor
se conectó a la red de distribución preexistente asociada a las calde-
ras de gasóleo.


Para garantizar la autonomía de la caldera se instaló en el exterior de la
sala un gran silo de almacenaje para el combustible, la astilla. De este
modo un sistema de transmisión facilita el paso automático de la asti-
lla hasta la caldera durante varios meses. La automatización también
se ha aplicado en el citado silo puesto que la recarga se efectúa mecá-
nicamente desde el camión que transporta la astilla y que conecta con
éste.
Hasta el momento la caldera utiliza como combustible astilla de made-
ra,  cuyo  coste  es  inferior  al  del  pellet  y  para  instalaciones  de  estas
dimensiones  no  presenta  ningún  problema  de  manejo.  Pese  a  ello
desde su reciente instalación se ha realizado pruebas con otras fuen-
tes de suministro locales, puesto que el propósito desde el comienzo
es  avanzar  en  la  línea  de  un  ciclo  cerrado  local  de  producción-
consumo. Por ello se está concertando proveerse de producto elabora-
do  a  partir  de  restos  de  poda  agrícola  de  la  propia  explotación  pero
sobretodo, dado el volumen que se precisa, de los agricultores locales.
De este modo se disminuye los impactos del transporte al tiempo que
se contribuiría a reutilizar un residuo y reducir los problemas asociados
a la gestión del mismo. Por su parte el residuo generado por la caldera,
la ceniza, que  representa un volumen ínfimo  dada  la  intensidad de la
combustión,  actualmente  ya  se  emplea  como  enmienda  y  fertilizante
del terreno en la propia explotación agrícola.
La  caldera  instalada  tiene  un  coste  elevado  en  relación  con  algunas
otras marcas disponibles en el mercado, en tanto que se trata de tec-
nología de última generación con notables soluciones técnicas de una
de las marcas más prestigiosas en su campo. La garantía que ofrece la
marca GILLES junto con la experiencia de las cada vez más numerosas
instalaciones de la misma en España, en los últimos años con solucio-
nes técnicas a edificios o conjuntos de los mismos de las más variadas
dimensiones  y  características,  se  ha  tenido  en  cuenta.  Pese  a  ese
coste  fue  posible  obtener  ayudas  públicas  para  reducir  la  inversión,
facilitado por el interés que la administración vio en la calidad y el plan-
teamiento del proyecto, aunque lo más relevante es que la disminución
en la factura energética permite una rápida amortización.
Se estima que la disminución del coste de funcionamiento en relación
con las calderas de gasoil permite una  amortización de la  instalación
en pocos años. Si se tiene en cuenta que esta instalación está garanti-
zada  para  veinticinco  años  la  viabilidad  económica  de  la  misma  está
demostrada.
Se puede visitar la instalación concertando visita previa (Pebrella pue-
de hacerse cargo de la gestión).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya y algo asi no se podía hacer en Alcublas?, ya no solamente lo digo por lo de la biomasa, lo digo por lo de las ganja-escuela que estan proliferando en muchos pueblos.
Algo de vida le daría al nuestro.

Anónimo dijo...

Este mes están apuntados mis hijos a la granja escuela Mas del Capellá en Olocu, creo que son 62 euros cada uno, en jornada escolar y pasar la noche del lunes, eso sí les dan de pensión completa.
50 nanos son más de tres mil euros en dos días, con unos pocos colegios hacen el agosto sin contar semana santa o campamentos de verano.

mingote dijo...

¡Hospera que tajo perras!....Esto está más claro quel agua....Una burra,...unas gallinas ponedoras,... unos conejos,...un par de puercos,...un choto cojudo y con el Barreiros les enseño a labrar....Luego algún tontolaba dirá quel tío mingote es corto.

Anónimo dijo...

No dices ninguna tonteria Mingote , aunque en ti sea raro. Una granja escuela es eso, luego unos huertos con diferntes plantas, un comedor y a dormir en literas. Ademas te veo hecho todo un buen monitor.

Anónimo dijo...

Si menudo monitor, pero bueno ese no es el caso. Recuerdo en Alcublas calentadores de agua a leña que funcionaban muy bien pero claro el gas es mas comodo.