martes, 1 de julio de 2014

ALCUBLAS VERDE

Vecinos de Alcublas recuerdan los dos años del incendio con lazos verdes en las ramas de un árbol quemado.


Vecinos de la localidad valenciana de Alcublas han recordado este fin de semana el incendio de 2012 colocando lazos verdes en las ramas de un árbol quemado durante el fuego y que se ha ubicado en la plaza de la Iglesia, según ha informado la Plataforma Alcublana por la Recuperación del Entorno en un comunicado.


El incendio, declarado el 29 de junio de ese año, afectó a los términos valencianos de Andilla, Higueruelas, La Yesa, Alcublas, Casinos, Llíria y Olocau, así como en diversas localidades de la provincia de Castellón. El fuego afectó a más de 20.000 hectáreas y provocó el desalojo de unas 500 personas de sus viviendas. Durante el acto de recuerdo, vecinos y amigos se han reunido en torno al árbol y, uno a uno, todos los participantes han atado un lazo verde en las ramas para simbolizar "el deseo de la población de recuperar el valioso entorno local que el fuego devoró en tan solo unas horas dos años atrás".


La Comisión de Fiestas 'La Polseguera 2014' ha leído un manifiesto para recordar que el municipio "no va a olvidar este trágico suceso, y que en manos de todos está que no se vuelva a repetir".
El acto se celebró este sábado después la entrega de premios del II Certamen de Pintura Rápida al Aire Libre de Alcublas, que ha recaído en el pintor Emilio Cárdenas con su obra 'San Agustín'. El segundo galardón ha correspondido a José Arnau, con su obra 'Calle Mayor', mientras que Gonzalo Romero ha obtenido el tercer puesto con 'Calle San Vicente'.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal vez un poco de luto no esté mal, fuera de esas consideraciones sería mejor levantar la cabeza, mirar hacia delante y trabajar en lo que cada uno sepa.
Como han hecho nuestros agricultores, que con más moral que el Alcoyano han estado labrando el polvo de la sequía para salvar sus árboles y sus cosechas y al final la recompensa vino en forma de lluvia, es el verde que nos rodea y que hará que esto no sea un desierto.
Así que menos simbolismos y que cada uno/a arrime el hombro como entienda oportuno, que de lamentaciones no vive el hombre.

Mari Carmen dijo...

Totalmente de acuerdo. !! PERO NO HAY QUE OLVIDAR sino la historia siempre se repite. Y no lo digo yo. Está constatado. De ahi que en todos lados se simbolice ,de una u otra forma , el recuerdo de acontecimientos que han marcado su historia. Nunca mais.
El entorno de Alcublas era un tesoro que se ha perdido..y no hay más que ver como ha ido calando en sus entrañas.

RECORDANDO CON RABÍA dijo...

Mirar adelante y trabajar, de acuerdo.
Pero mirar para atrás y recordar las desvergonzadas decisiones que convirtieron un fuego menor en un infierno, también.
Mucho dolor parece existir, pero al final "como todo el mundo es bueno" nadie quiere señalar responsabilidades.
Y así nos va.
La mejor forma de trabajar los campos para el futuro es poner los medios para que no pase lo del pasado.
Debía estar todo el pueblo trabajando las tierras porque en la plaza había poca, muy poca gente.
Amén.

así va la cosa dijo...

Este último comentario abre una vía de debate bastante interesante para mi punto de vista. La cuestión es:
¿La gente vive de espaldas al monte? ¿Qué interés genera el monte a la gente del pueblo?
¿Puede que el interés sea mayor para el urbanita que para el de pueblo?

Tradicionalmente el monte ha sido para nosotros (me incluyo en los del pueblo) una fuente de extracción de recursos, véase hace años leña (fornillers), setas, caza, etc. Incluso entraba en práctica competitiva con los sembrados; es decir, había que pararle los pies al monte para evitar invasiones en los cultivos.
Todos sabíamos que cada cierto tiempo se quemaba y poco a poco se regeneraba. Era un ciclo clásico.

Los urbanitas se enloquecen al ver fuego en las montañas, se rasgan las vestiduras y ponen la voz en grito.

Pero nunca encontraremos el término medio. Habrá que pensar qué actuaciones pueden hacerse para que el agricultor deje de vivir de espaldas al monte y lo sienta como algo suyo, no todo lo contrario.

Hasta que esto no pase veremos actos como el de los lazos verdes que lo único que generan a mucha de la gente del pueblo es indiferencia.

Simplemente un Alcublano dijo...

Mirad yo siento mucho, muchisimo lo que ha pasado, no sabéis cuando levanto la cabeza y veo la cara de La Solana o vuestra Peña Ramiro el cuerpo que se me pone.
Tal vez algunos del pueblo solo veían el monte como fuente de recursos para hacer leña de carrasca incontroladamente y así calentarse o hacer negocio con ella.
Los hay que piensan como yo que nunca volverán ha hacer rebollones ni disfrutar de esos pinos y esos matacanes que cuando llegaba el mes de mayo se ponían de un verde insultante y que mirabas pletórico mientras labrabas tu bancal que linda a monte.
Los cortafuegos se dejaron perder, quemar ribazos era un delito con pena de guillotina, repoblar desde la época de La Solana y la pinada que hay bajo los Molinos, para qué ya saldrán por sí solos.
Las cubas de las brigadas fuera de servicio y el monte en estado puro porque los ecologistas llegaron al poder, primero con los unos y luego con los otros.
Os voy a ser todo lo sincero que se puede ser, sin motivaciones políticas ni rodeos. Somos muchos los que pensamos que fueron las autoridades de abajo, Serafín y cia para entendernos culpables de la gestión por abandono del incendio.
Y somos muchos también los que pendamos que la máxima autoridad local, micrófono en mano, está haciendo demagogia del último recurso que le queda, politizando el incendio.
Igual somos muchos los que pensamos que el que salio por piernas hacia el Villar mientras su pueblo se quemaba y sus concejales luchaban contra él como espartanos no es el más indicado para encabezar este tipo de manifestaciones.