sábado, 23 de agosto de 2014

LA HISTORIA NO CONTADA

CUANDO FRANCO VINO A ALCUBLAS

Creemos que ya es momento de contar un episodio de la historia reciente de Alcublas silenciado en su momento y olvidado hoy. Francisco Franco fue invitado a una jornada de caza a Alcublas y vino a nuestro pueblo.


Debemos retroceder al año 1962, concretamente al mes de mayo. Fue un año atípico en Alcublas: llovió muy poco durante el otoño pero sin embargo los primeros meses del año fueron pródigos en nieve. Y por ahondar más en lo extraordinario de ese año, fue el único en el que se celebraron fiestas falleras con plantá incluida.
Pero, ¿qué pasaba mientras en España?. Para ello os dejamos con un documento del momento (NODO)...




El 10 de mayo de 1962 era la fecha señalada para la visita de Franco a Alcublas. El Caudillo quería que su presencia pasara desapercibida y no fuese publicitada para poder, como él decía "... poder cazar tranquilo y sin favores políticos..."
Para ello se montó un evento paralelo tutelado por los generales Antonio López Revuelta y Juan Díez. Fue informado también el alcalde de Alcublas, Joaquín Lázaro Gabarda. En el marco de un homenaje local a Víctor Albalat, el generalísimo vino de incógnito; pasó la noche en el pueblo y se dedicó a uno de sus mayores aficiones como era la caza durante todo el día posterior.


El alcalde pensó que lo más adecuado era que la población saliese a la calle a vitorear al Jefe de Estado, pero el general López Revuelta se lo desaconsejó. En realidad sí que gran parte del pueblo salió de sus casas pero estaban creídos que era para ver la llegada del insigne vecino Don Víctor Albalat.
Franco se alojó en el recientemente construído chalet de Don Víctor al que llegó a media tarde. Su cena fue frugal, una tortilla francesa y algo de fruta.



Lo que sí que hay que reconocer es que Alcublas ese 10 de mayo de 1962 estaba revuelta. Eventos así no eran habituales en el pueblo. Don Víctor Albalat hizo los honores como anfitrión de unos actos a los que ninguna autoridad acudió, por lo que el pueblo creyó que se trataba de un homenaje a su próspero conciudadano. También acudieron al mismo los señores Castillo Civera y el doctor don José Albalat. Ambos desconocían la presencia de Franco en el pueblo.


Varios de los mejores paelleros de Alcublas tuvieron el encargo de hacer más de seis paellas que fueron degustadas posteriormente en el chalet de don Víctor, y de las cuales salió maravillado por su sabor el Jefe del Estado. Tampoco sabían estos alcublanos para quién estaban cocinando.


El único testimonio gráfico de la visita del generalísimo a Alcublas es esta foto en la que aparece de incógnito, escopeta en mano, en la parte inferior izquierda. Los responsables de los perros y que ayudaron en la cacera pensaban que era un amigo de don Víctor Albalat.
Y ahí quedó todo. Este episodio de nuestra historia reciente quedó para los medios de comunicación como un homenaje de un pueblo a uno de sus vecinos, como podemos apreciar en la reseña periodística.


Lo que fue innegable es lo que afirmó el general Díaz al término de la jornada:
"Hacía tiempo que no veía disfrutar tanto con la escopeta al generalísimo".

Y eso sucedió en Alcublas.


24 comentarios:

Anónimo dijo...

La foto donde aparece supuestamente Franco está manipulada. Ni la perspectiva, ni la luz, ni las sombras corresponden con la misma foto donde están los cazadores.Haber si aprendéis a usar el photoshop.

Anónimo dijo...

A ver si aprendemos a escribir "a ver"

Anónimo dijo...

Me lo he pasado genial leyéndolo. Y me he puesto enseguida en situación.
Jejeje

Anónimo dijo...

Soy adicta al programa de Oliver Stone La Historia no contada. Tengo que decir que me ha encantado vuestra entrada, todo podría ser cierto aunque por lo visto no lo fue.
Eso es la historia, lo que nos cuentan y nos queremos creer.

Anónimo dijo...

Me parece vergonzoso que peña Ramiro manipule estas noticias

Sí Franco levantara la cabeza dijo...

Muy bueno Peña. Para mi entender, esta ha sido tu cabalgata particular.

Cuestión de genes dijo...

Sabíais que Ava Gardner tubo varios amantes alcublanos.
De toda/os era sabido el carácter de Machus Hispanicos que tenía el Alcublano y la belleza de sus hembras.
Fue una casualidad que ella y su amigo Ernest Hemingway muy aficionado a los toros y al vino de la Palacia se dejasen caer por aquí, invitados por Torano y El Chulla, figuras del toreo de la época.
De hecho el libro "Por quien doblan las campanas" fue basado en el campanario de Alcublas, por su atronador ruido que soportaban las mañanas de resaca desde la Fonda de la Plaza.
Y de hay viene nuestra afición por las juergas y las noches locas.
¿O acaso no os habéis dado cuenta que la media de rubio/as en este pueblo supera muy con creces la media?.

Anónimo dijo...

Sí mi abuelo levantará la cabeza y se entera de que fue uno de los quien hizo la paella al generalísimo se vuelve a morir del disgusto.

Anónimo dijo...

Sí mi abuelo levantará la cabeza y se entera de que fue uno de los quien hizo la paella al generalísimo se vuelve a morir del disgusto.

Anónimo dijo...

Anda, anda que la fotosohp es de juzgado de guardia. cambiarle la cara a algún cazador y quitarle la boina para ponerle sombrero, igual cuela.

Irene M dijo...

Pero por favor!!! Esa foto es una risa!! Que farsa...y mira que está mal hecha...ahí no hay ni photoshop, eso es Paint por lo menos.

Anónimo dijo...

Soy nieto de uno de los que aparecen en la foto con Franco llevando los perros. Ahora que lo pienso recurdo que mi abuelo me contó hace muchos años que hubo un dia que pasó algo raro en el pueblo, que tuvieron que ir a cazarle liebres a una personalidad. Pero que nunca la vieron ni supieron quien era.
Los rumores fueron de todo tipo.

Anónimo dijo...

Pero que ignorantes sois, que no os acrdais que tenia un doble

El discurso secreto del Generalisimo dijo...

Alcublanos todos, solo unas palabras para saludaros con afecto salido del fondo de mi corazón. Hace muchos años que deseaba venir a Alcublas y tomar contacto con esta población trabajadora.

Entre todas las inquietudes de España que pesan sobre mi ánimo está siempre la de nuestras clases trabajadoras, la redención de las mismas y salvaros del materialismo grosero que en los pasados años se venía acumulando sobre ellas, porque no solo de pan vive el hombre, sino también de satisfacciones, espíritu, y alguna perdiz.

La Revolución Nacional vino a levantar y a poner en marcha España y yo tengo la seguridad de que vosotros formaréis en la vanguardia, y os vengo a visitar convencido de que este emporio de riqueza que es Don Vito y estos preciosos montes con sus conejos y liebres, alimenten nuestra alma y nuestro glorioso espíritu Nacional.

Yo por mi parte, os ofrezco pan y justicia, cultura y porvenir para vuestros hijos, y la honda satisfacción de pertenecer a una Patria grande y sentirnos orgullosos de ser Españoles.

Alcublanos todos:¡ Arriba España!.

Anónimo dijo...

el montaje sigue siendo horrible, sabia que franco no era muy alto, pero tan pequeño¿?¿

aprendiz de Morgan dijo...

Por lo que puedo entender en la primera foto donde la motorizada escolta al mil quinientos donde supuestamenre iba el hijo de su madre está hecha en la balsa Calzón.

Por Dios ahora estamos mal pero por aquel entonces que autopista teníamos, y la vegetación también brillaba por su ausencia

Pero sobretodo cuanto pobre desgraciaó que se arrimaba al viento que mejor soplaba.

Al final he llegado a la conclusión que por la vida caminamos en circulo, es decir por mucho que andemos siempre vamos a parar al mismo sitio.

Anónimo dijo...

Buenos días, bonito día de garrofa me espera,¿con franco pasaban estas cosas?
ke sí padre ke ya bajo ke estoy cajando!!

para el aprendiz dijo...

En lo del paisaje pelado y la situación de la foto, puede que tengas razón, no soy tan conocedor del terreno como tú.
Sin embargo lo de los pobres desgraciaós que se arriman al Sol que más calienta. NO.
Por aquellos tiempos quien no aplaudía o reía las gracias, ya sabes. A GALERAS A REMAR.

Anónimo dijo...

Desde mi punto de vista Peña ha hecho un artículo en plan de broma, no nos liemos en temas politicos que siempre acabamos como el Rosario de la Aurora.

Anónimo dijo...

Ya que nombra Peña a Don Victor y su chalet, este no fue concebido como Parador de Turismo?
(me refiero al chalet, no a don Victor).

El confidencial dijo...

Don Victor vino aquí a la vejez ha hacer lo que siempre supo hacer, especular y hacer negocio. Compró mediante expropiación esos terrenos por cuatro duros para hacerse su mansión. Luego se disfrazo de cara buena dando cuatro juguetes a los crios, pero las garrafas de aceite entraban por docenas, por orden municipal.
Otro caso es Don J M Castillo, Gobernador Civil de Cuenca por el Gobierno de la República, que supo cambiarse la chaqueta a tiempo y continuar su carrera floreciente en la dictadura, dicen las viejas lenguas que en sus tiempos mozos pretendió a la heredera de las Dueñas, y fue despreciado por pobre, con los años compraría el Llano Castillo por despecho, para tener más hanegadas que ella.
El único que se escapa es Don José Albalat, prestigioso medico que atendió a muchos de sus paisanos en la mayoría casos gratuitamente.

Anónimo dijo...

Yo he estado dentro de esa mansión, esta distribuida como un hotel

Anónimo dijo...

Dicho sea de paso que yo no tenía ninguna referencia visual del personaje.
¿Supongo que será el del sombrero blanco?, en la foto que también aparece Torquemada.

Anónimo dijo...

Anda Peña , que me lo había creído.

Si esto es en agosto, ¿qué será el 28 de diciembre?

No puedo esperar tanto....