viernes, 5 de diciembre de 2014

PROBIÓTICOS, ¿TE SUENAN?


La buena fama de los probióticos no deja de crecer porque está demostrado que contribuyen de manera decisiva en el buen funcionamiento de nuestra salud. ¿Qué son? ¿Cómo actúan? Aquí tienes las claves para saber un poco más.



Antes de conocer a fondo el tema de los probióticos, es importante tener claros algunos conceptos básicos sobre la vida de nuestro sistema intestinal. A partir del momento del nacimiento, nuestros intestinos son colonizados por unos microorganismos que convivirán en armonía durante toda la vida cumpliendo diversas funciones beneficiosas para nuestra salud: es la llamada flora intestinal que se encarga, entre otras cosas, de sintetizar las vitaminas, contribuir a la absorción de nutrientes, neutralizar sustancias que podrían ser dañinas, favorecer el metabolismo de la fibra y mejorar la digestibilidad.
En la flora intestinal de los humanos viven unas 400 especies bacterianas que se encuentran principalmente en el colon y el intestino delgado. Una flora intestinal equilibrada está formada por bacterias “buenas” (probióticos) que nos defienden de la invasión de las bacterias “malas” (patógenas). Si la flora se desequilibra -cosa que puede ocurrir por varios factores como la alimentación, el estrés, el uso de antibióticos, la diarrea o la toma de algunos medicamentos- los microorganismos dañinos pueden invadirnos y nuestra salud se vería afectada. Para prevenir un desequilibrio de la flora intestinal o para equilibrarla si ha sido alterada, es importante un consumo regular de probióticos.

Probióticos y bienestar intestinal
Se consideran probióticos los microorganismos vivos que al ser ingeridos en cantidades suficientes, contribuyen al desarrollo microbiano intestinal y tienen un efecto positivo en el funcionamiento de la salud en general y del sistema digestivo en particular. El origen de la palabra deriva de dos vocablos: del latín “pro” que significa a favor de, y del griego “bios” que es vida. Los probióticos se agrupan en dos grupos, los lactobacilos y las bifidobacterias que se encuentran principalmente en productos lácteos fermentados como el yogur. Los organismos vivos que componen los probióticos se cuentan por miles de millones y constituyen una importante barrera contra el desarrollo de virus y gérmenes nocivos. En los cambios de estación, en períodos de sobreesfuerzo o a causa de las alteraciones digestivas propias del verano, la flora bacteriana puede verse alterada. En ese momento sería recomendable complementar la dieta con un mayor aporte de probióticos.
Recuerda que los antibióticos que nos recetan en estas fechas alteran la flora intestinal. En ese caso, un complemento a base de probióticos puede ayudar a evitarlo.
Este tipo de complementos son muy útiles para restablecer el equilibrio de la flora intestinal natural si está alterado, ya que poseen una gran concentración de probióticos.
Así actúan
En primer lugar es importante destacar que para que los probióticos puedan actuar en el intestino es importante que lleguen vivos a éste. Por eso, para garantizar su eficacia, los complementos a base de probióticos deberían contar con un sistema de cobertura de alta protección que evite que los organismos vivos contenidos en las cápsula sean destruidos por los ácidos durante el proceso digestivo. Una vez han atravesado la barrera gástrica, los probióticos colonizan el intestino grueso, se multiplican y se adhieren a la mucosa estabilizando la flora intestinal. De este modo impiden la invasión de los microorganismos dañinos.





6 comentarios:

con el carrito del helao dijo...

Vamos a explicarlo de manera sencilla para que todo el mundo lo entienda.
Existen las bacterias buenas y las bacterias malas. Cuando nos tomamos antibióticos matamos las bacterias malas pero también las bacterias buenas, "los probióticos", con lo cual no solo nos dejan hechos polvo sino que destrozan la flora intestinal, nos hacen ir de cagaleras y pueden crear hongos en las partes intimas del hombre y de la mujer.
Las bacterias buenas también pueden ser destruidas por el calor excesivo, el alcohol, el estrés o los cambios
de hábitos en la alimentación.
La solución puede venir por la toma de yogures con biodifus, aunque la forma más barata y eficaz es ir a vuestra farmacia y pedir Ultra Levura, son unas capsulas blancas que no necesitan receta médica y ayudan a regenerar de forma rápida y eficaz la flora intestinal.
Jeeee sorprendidos por los conocimientos de carrito, sí es que llevar el helado me ha producido muchas diarreas en esta vida.

Anónimo dijo...

Aparte de follonero matasanos

Anónimo dijo...

Carrito ya no es que se mueran las buenas y las malas, sino que el equilibrio en el que viven se rompe.

Bocachancla dijo...

Este carrito igual me frie una corbata que me plancha un huevo..Qué sabrá él de bacterias?.

estamos jodidos pero contentos dijo...

JODER....PEÑA y estas entradas no la podias poner los lunes,si jodidos que estamos,nos fastidias la paellica de los domingos con sus respectivos gin-tonics ....acabaramos...porque es preferible estar jodido con la tripa llena que jodido,con hambre y con pastillas. ¿o no?.

los rramalilloss del carrro te arrrastrran dijo...

tu si que sabes carrrito erres una caja de sorrpresas perro la diarrrea mental no se te borrra ni en las candongas