miércoles, 25 de febrero de 2015

ALCUBLAS EN ...

           LA REVISTA "VALENCIA CULTURAL"
                                                1ª PARTE
                                         VICENT BADIA I MARIN,
                             UN HISTORICO DEL VALENCIANISMO

En esta nueva colaboración para PEÑA RAMIRO voy a detenerme en otra de las pocas
publicaciones de orientación valencianista que tuvieron el coraje y la valentía de surgir en los años
difíciles de la dictadura franquista: la revista “VALENCIA CULTURAL”. Continuadora de
“SICÀNIA” (1958-1959), de la ya hemos escrito en este mismo blog PEÑA RAMIRO y con la
que guarda grandes paralelismos, la revista “VALENCIA CULTURAL” (1960-1964) también es,
como su antecesora, una interesante fuente de información para conocer la vida valenciana en esos
años tan decisivos, aunque existe poca información sobre la misma al haber recibido mucha menor
atención por parte de los estudiosos que “SICÀNIA”.


La existencia de ambas revistas como proyecto editorial únicamente llegó a ser posible
gracias a la colaboración de varias figuras importantes y destacadas del ámbito cultural valenciano
de la época. Las dos revistas contaron con el mismo director, el abogado, cronista y articulista
Vicente Badía Marín (Valencia 1919-1995), sin embargo en cada una de ellas el soporte económico
provenía de una personalidad diferente. En el caso de la revista “SICÀNIA”, el mecenas de la
iniciativa e instigador principal fue el empresario y promotor cultural Nicolau-Primitiu Gómez
Serrano (Sueca 1877-Valencia 1971), gran erudito y una de las personalidades más ilustres y
destacadas del valencianismo del siglo XX, que pocos años antes había fundado una editorial de
idéntico nombre: “SICÀNIA”.


Nicolau-Primitiu Gómez Serrano dedicó su vida al estudio y divulgación de temas históricos
valencianos, además de ser uno de los mayores bibliófilos en temática valenciana de todos los
tiempos, llegando a poseer una inmensa biblioteca personal especializada compuesta por más de
40.000 volúmenes. La misma se constituyó, al ser donada por sus herederos en 1979, en el fondo
inicial de la actual Biblioteca Valenciana, con sede en el Monasterio de San Miguel de los Reyes
(Valencia), y que en muestra de reconocimiento pasó a denominarse en 2010 Biblioteca Valenciana
“Nicolau Primitiu”. Por su parte, la revista “VALENCIA CULTURAL” contaría como propietario
con el inestimable apoyo y ayuda económica de José Marí Montañana (1918-1993), el conocido
maestro impresor de Almàssera y gran amigo personal de Vicente Badía Marín.


El padre de Vicente Badia Marín fue Vicente Badia Cortina (1887-1972), maestro nacional
que había dejado la docencia para dedicarse al periodismo en 1912 como redactor del “Diario de
Valencia”. Tras un breve paso por la Federación Valenciana de Sindicatos Agrícolas volvió al
periodismo, esta vez en las páginas de “El Eco de Levante” (1914-1917) y de “La Voz de
Valencia” (1917-1921). En 1924 ingresa en “Las Provincias”, llegando a desempeñar el puesto de
redactor jefe entre 1939-1949 y luego el de subdirector del periódico. Escribió diversos textos sobre
geografía e historia de Valencia, de los que destaca “Comarcas de la Región Valenciana. La
Huerta de Valencia”, ganador de los Juegos Florales de “Lo Rat Penat” de 1942, en el apartado
patrocinado por la Diputación Provincial de Valencia y publicado por la Editorial F. Domenech.


Vicente Badía Marín nació en Valencia el 12 de marzo de 1919, estudió Magisterio como su
padre, ampliando estudios. Primero como Périto Taquígrafo en la Escuela de Oficios Artísticos para
posteriormente licenciarse en 1947 en Derecho por la Universidad de Valencia. Entre 1950 y 1982
fue nombrado Letrado Oficial Mayor y Técnico de Administración General del Ayuntamiento de
Burjasot. Como personalidad relevante del Régimen franquista en Valencia ocupará en 1952 la
Secretaria Provincial del Departamento de Seminarios del Movimiento, y entre 1955 y 1957
profesor del Instituto Social Obrero. En esos años publicaría una serie de obras con el titulo “mi
pueblo”: “Torre Baja, mi pueblo” (1953); “Foyos, mi pueblo” (1954), que obtuvo el premio
extraordinario de los Juegos Florales de Lo Rat Penat del año 1953; y “Bétera, mi pueblo” (1955).


Nombrado el 27 de febrero 1953 Cronista Oficial de Almàssera, por el entonces alcalde y
gran amigo suyo José Marí Montañana, promovió con fuerza y entusiasmo la organización de las
Asambleas de Cronistas del Reino de Valencia, de la que sería su primer Secretario. Tanto es así
que fue pieza crucial en el desarrollo de la Primera Asamblea de Cronistas del Reino, celebrada
del 26 al 28 de octubre de 1956. Su trabajo infatigable le valió en la prensa diaria el calificativo de
“Héroe del Congreso” (“Levante” 30-10-1956). En estos inicios de su funcionamiento con carácter
institucional, los cronistas se integraron en el Centro de Cultura Valenciana (hoy RACV) como
una sección de la entidad, con la que también compartían local en la Lonja de la Seda.


Respecto a los cronistas, Vicente Badia Marín realizó varias colaboraciones en los Anales
del Centro de Cultura Valenciana. El primero en el nº36 del año 1955, con el título “La Sección
de Cronistas del Reino en el primer año de su existencia”; al que siguieron “La I Asamblea de
Cronistas del Reino” en el nº38 de 1956; y “Deu anys de cronistes oficials del regne” en el nº51
de 1966. En 1962 publicaba un “Catálogo de los Cronistas Oficiales del Reino” editado por la
propia Sección de Cronistas del Reino del Centro de Cultura Valenciana. En febrero de 1957 es
nombrado Director de Número del Centro de Cultura Valenciana, donde comenzará a desarrollar
una intensa actividad, leyendo el día 18 de julio de 1957 su discurso de aceptación con el título
“Una teoría del cronista”. Asimismo, en noviembre de 1958 resultaba elegido Vicepresidente de
Lo Rat Penat en la directiva presidida por Nicolau-Primitiu Gómez.


El 25 de octubre de 1960 leyó en valenciano, por vez primera en muchos años, el discurso
de apertura del curso 1960-61 del Centro de Cultura Valenciana con un valiente y elogiado
“Discurs i programa de redreçament cultural” (publicado en Anales del Centro de Cultura
Valenciana nº45, 1960). Su tono, que se alejaba bastante del imperante “sano regionalismo”
tolerado por las autoridades franquistas, marcaría su futura trayectoria pública, conllevándole
diversos conflictos tanto en el seno poco reivindicativo del Centro de Cultura Valenciana como
con algunos cargos del Régimen. Fue asimismo director de las revistas culturales y de información
“Sicània” (1958-1959), creada por Nicolau-Primitiu Gómez Serrano, y “Valencia Cultural”
(1960-1964), con José Marí Montañana.


Su firme defensa de la lengua y cultura valencianas hizo que Vicente Badía Marín se fuera
desvinculando del Régimen hasta quedar enfrentado al mismo en los últimos años del franquismo.
Como hombre profundamente católico, y en sintonía con el Concilio Vaticano II, fue uno de los
defensores de la adopción del valenciano en la Iglesia, siendo elegido a finales de los años 70
Presidente de la asociación Paraula Cristina y encargado de su boletín informativo “Rent”.
Durante la Transición formó parte, junto a otros valencianistas históricos como Vicent Franch, Lluís
Aguiló y Lluís Guarner, del "Col.lectiu Vinatea" creado para sensibilizar en la petición del
autogobierno. Ya entrados los años 80 contribuye a fundar las Escuelas de Adultos de Burjassot, de
las que fue Director, además de colaborar en la creación en 1995 del Centro d´Estudis de l´Horta
Nord, del que sería Vicepresidente. Falleció el 21 de diciembre de 1995. Póstumamente, el 16 de
enero de 1996, el Ayuntamiento de Burjassot lo nombraba hijo adoptivo de la localidad.


A lo largo de su dilatada trayectoria Vicent Badia i Marín escribió más de 2.500 artículos
aparecidos en unos ciento cincuenta medios informativos, entre ellos las publicaciones valencianas
“Las Provincias”, “Levante”, “Al Día”, Jornada”, “Valencia Fruits”, “Diario de Valencia”,
“Cartelera Túria”, etc. Destacan sobre todo el millar de artículos de la serie “De los pueblos y
para los pueblos” publicados en el diario “Las Provincias” en los años 50 y 60. Entre sus obras,
reseñar las ya mencionadas de la serie “mi pueblo”; además de otras como “Compendio de
Geografía del Reino de Valencia” (1955); “EL LIBRO DE LA SERRANIA. Resumen
geohistórico de los pueblos y villas de la Serranía valenciana, escrito por sus Cronistas.
Prologado y ordenado por VICENTE BADIA MARIN” (Ediciones Valencia Cultural, 1962);
“Crònica de la meua aportació a la lluita contra l’analfabetisme” (1990) y “Problemàtica de la
Tercera Edat” (1991); así como un “Índex: 50 anys, 1936-1986: col·laboracions en prensa”
(1986) y un “Índex: 50 anys, 1940-1990: discursos, conferències, parlaments” (1991).


A continuación repasare la trayectoria de la revista “VALENCIA CULTURAL” (mayo
1960-diciembre1964), fundada por Vicent Badía i Marín y Josep Marí Montañana, director y editor
respectivamente, y sucesora de la revista “SICÀNIA” (julio de 1958-diciembre de 1959), de la que
también había sido director Vicente Badia Marín. “VALENCIA CULTURAL” trató de continuar,
en líneas generales, la labor informativa y de difusión cultural valencianista de “SICÀNIA” en
unos momentos en los que la Administración franquista ejercía con fuerza la censura para limitar al
máximo la expansión de publicaciones que utilizaban el valenciano. El nº 1 apareció en Valencia en
mayo de 1960, con el título “VALENCIA CULTURAL-REVISTA MENSUAL” y el subtítulo
“Economía. Historia. Literatura. Geografía” con 26 págs. y un precio de 5 pesetas el ejemplar,
sólo cinco meses después del cierre de “SICÀNIA”. Fue una apuesta personal y comprometida de
Vicent Badía i Marín, con la inestimable ayuda de Josep Marí Montañana, por la difusión de la
cultura valenciana.


La revista “VALENCIA CULTURAL” era bilingüe y, como su antecesora “SICÀNIA”,
también sufriría las imposiciones administrativas marcadas por la férrea censura de la época, por lo
que en buena parte de sus páginas predominaba el castellano al tener que limitar las colaboraciones
en valenciano. Dedicada a temas de economía, historia, geografía, literatura, crítica de libros y
revistas, y a divulgar las actividades de las entidades culturales valencianas, contaba con secciones
habituales, aparte de la editorial, en valenciano y a cargo de su director Vicent Badia i Marín, como
“creuamots”, “heráldica”, “comarcas valencianas”, “biografías de cronistas y escritores”, “empresas
valencianas”, etc. Entre sus más asiduos colaboradores destacan Josep Albert Mitjavila, Emili Beüt,
Eliseu Bellés, Andreu Baldó, Vicent Clavel, Enric Duran i Tortajada, Vicent Sorribes, Jordi Valor,
Nicolau-Primitiu Gómez Serrano, Carlos Sarthou, Vicente Traver y otros.


La revista “VALENCIA CULTURAL” tuvo una buena acogida, resultando ser un éxito
relativo ateniendo al panorama desolador valenciano de la época en cuanto a publicaciones
culturales autóctonas. Llegaron a aparecer un total de 56 números, cronológicamente de mayo de
1960 (nº I) a noviembre-diciembre de 1964 (nº XLV-XLVI), puesto que en sus últimos dos años
(1963 y 1964) pasaría a ser de periodicidad bimensual con el objetivo de reducir los gastos y así
poder continuar con su publicación. Sin embargo, como había ocurrido ya con su antecesora
“SICÀNIA”, tampoco pudo ser. En diciembre de 1964, y ante las dificultades, tanto legales como
económicas, Vicent Badia i Marín se vio obligado a cerrarla. La corta trayectoria de la revista
“VALENCIA CULTURAL” había tocado a su fin. En cuanto a La Serranía, “VALENCIA
CULTURAL” publicó en sus números de 1960-1962 como sección habitual, pero en forma de
fascículos sueltos (encartes), estudios monográficos de geohistoria escritos por los cronistas de sus
poblaciones que conformaban el interesante “EL LIBRO DE LA SERRANIA. Resumen
geohistórico de los pueblos y villas de la Serranía valenciana, escrito por sus Cronistas.
Prologado y ordenado por VICENTE BADIA MARIN”. Ediciones Valencia Cultural, 1962.


Como pequeño homenaje a la meritoria labor cultural de “VALENCIA CULTURAL”, y
también por el interés de sus fotografías y textos que nos acercan a una época, principios de la
década de los años 60 del pasado siglo, ya muy lejana para las nuevas generaciones, en una próxima
colaboración en este blog Peña Ramiro espero poder comentar con amplitud la presencia de
Alcublas en la revista “VALENCIA CULTURAL”. En concreto en “EL LIBRO DE LA
SERRANIA”, donde José Millán Lacruz, por entonces Cronista de Alcublas, escribió el capítulo
dedicado a esta localidad, con los antecedentes geográficos e históricos; y fiestas y costumbres.

Por
JUAN ANTONIO FERNANDEZ PERIS




3 comentarios:

lector de blogs dijo...

Juan Antonio me quito el sombrero. Esto es importante, cultura y de la nuestra. Podrás comprobar que a la gente le va el lío, pero la cultura es harina de otro costal.
Negros nubarrones planean sobre la cultura, y sobre la economía,las alternativas, los diferentes puntos de vista, etc, etc,
Si nadie lo remienda, vamos a seguir con épocas de pensamiento único, vengan de un lado o del otro.

con el carrito del helao dijo...

Disculpa Juan Antonio por no haber tenido muchos comentarios tu trabajo. Como puedes ver en todos los sitios se cuecen habas y en el mio a calderadas.
Para ti Ascen qué quieres que te diga, pues que a pesar de mi seudónimo me enteré con cierto retraso de tu intención de presentarte, porque sí llego a saber a tiempo semejante cosa, con sinceridad te hubiese dicho. No te metas en la boca del lobo que no sabes con quien te juegas las castañas.

Amagaos dijo...

Este es el pueblo de los anónimos, rumores y chismes. Sólo Ascen ha dado la cara en la polémica. Hasta el partido en el poder, de momento, hace un comunicado escondido en un anónimo.
Lo siento por Juan Antonio que ha hecho un gran trabajo y no hemos estado a su altura.