domingo, 15 de marzo de 2015

LAS FALLAS Y LA UNIÓN MUSICAL ALCUBLANA

Hace unos años publicamos un artículo extraído del libro "Sociedad Unión Musical Alcublana. 125 Aniversario" en el que contamos anécdotas del pasado ocurridas a miembros de la UMA en las fallas. Hemos querido recordarlo...

La UMA, al igual que la población de Alcublas en general, siempre ha estado estrechamente ligada al mundo fallero. En esta ocasión pasamos a relataros varias anécdotas de la Unión Musical en sus múltiples visitas a las Fallas. Hace ya muchos años...


En la falla de Pelayo ocurrió la siguiente anécdota. Salvo excepciones, los músicos llevaban el colchón de su casa y lo ponían en el suelo de las plantas bajas, que les proporcionaba la comisión de la falla en la que tocaban.
Pues bien, en una de estas ocasiones, el tío Miguel Martínez puso su colchón dentro de un motocarro, que estaba en la planta baja, para estar más cómodo. Ya se había retirado a su alojamiento y en la calle estaba tocando una orquesta y había mucha gente bailando, cuando se les ocurrió a músicos más mayores, empujar el motocarro para sacarlo fuera y decirle al músico más joven de la Banda, que llorara y gritara al mismo tiempo que salían: "¡que mi abuelo se ha puesto malo!". Al sacarlo volcó el motocarro y al caer al suelo es cuando despertó el tío Miguel, que hasta entonces estaba durmiendo profundamente y como tenía un natural alegre, lo tomó con buen humor. En la calle se armó el revuelo que era de esperar.


En otra ocasión iban a la Ofrenda, por la calle de la Paz, tocando el pasodoble "Evocación" que en un momento determinado, tiene un golpe fuerte de maza en plato. Al músico que tocaba el bombo se le rompió la correa que sujetaba la maza y golpeó el platillo de modo que le cayó de la mano al platillero y éste al quererlo recuperar, se le cayó el otro. Fue un momento corto pero intenso. No obstante, el que tocaba la caja salvó la situación y la Banda no perdió el ritmo.
El día de san José después de la "despertá", se iban a felicitar en sus domicilios a don José Albalat, a don José María Castillo y al yerno de don Víctor Albalat, que también se llamaba José. Todos los obsequiaban de forma espléndida, pero recuerdan que un día en casa de don Víctor Albalat, pusieron bandejas con huevos hervidos, jamón en tacos y otros fiambres, en gran cantidad y ellos tenían mucho apetito, pero les daba apuro empezar a comer. Entonces el dueño de la casa cogió un huevo y se lo comió para que se animaran, y tanto se animaron que luego no podían tocar en la felicitación, por lo mucho que habían comido.


Otro año que estaban en la Plaza del Doctor Collado, era fallera de honor Rocío Jurado y todos los días iban a recogerla al hotel Astoria, que era donde estaba alojada, para asistir a los diversos actos de la falla y luego la devolvían al hotel. En uno de esos momentos se hizo varias fotografías con la Banda. Las hizo el que era entonces su marido, Pedro Carrasco con una máquina del tipo Polaroid que como es instantánea, Rocío dijo que se las diera  a los músicos y las recibió Andrés Sanz Santolaria, que actuaba de Director.
El día de la Ofrenda cuando Rocío Jurado iba con la falla por la Avenida del Oeste, se le acercó una mujer y de un tirón le arrancó el broche (la "joya"), echando a correr, a continuación, hacia San Agustín. Rocío corrió tras de ella hasta que la detuvo la policía. Una vez recuperado el broche, les pidió a los agentes que la dejaran marchar.

Del libro "Sociedad Unión Musical Alcublana. 125 Aniversario"

3 comentarios:

do re mi fa sol la si do... dijo...

La crisis a tocado todo.las comisiones de fallas se han tenido que recortar en cosas para poderse mantener y uno de los capitulos mas perjudicado es las bandas de musica.
ahora la moda es el tabalet y dolcaina , que los mismos miembros de la falla lo hacen.
Aparte tambien han cambiado los tiempos muchos miembros de las bandas no estan ya por la labor de bajar a valencia por lo que se paga.

Bueno hay estamos,lo que antaño era un ingreso para unos y una manera de ser protagonistas en la capital del turia ahora se tienen que juntar musicos de distintas bandas y unirse para ofertar sus servicios.
La vida cambia ¿cambiara la banda?

Anónimo dijo...

La banda va sobra, todo el esfuerzo que se hizo cuando se monto el local que era SI O SI , se pagaba por todo ,ahora se paga por todo pero sobrevalorado, sin contar con el esfuerzo que hicimos algunos para que ahora tengan el local y todo lo que tienen antes bajabas a tocar a fallas, a tocar villena, a paterna y de el sueldo que te pagaban el tanto por cien era para la banda eso si cobrabas, si no venia una letra para pagar , ahora contratan la banda para cualquier acto y van cuatro crios y cobran como si fuese toda la banda , en fin es lo que hay y volveria hacer lo que hice por mi banda

Anónimo dijo...

Buenos recuerdos me trae el bocata con calemares que hacian en el bar de la esquina de la plaza del Collao, luego después de ver quemar la falla a coger la Chelvana de los musicos que salia a la una y pico de la mañana de Valencia al pueblo.